EEUU: Fuego amigo deja 6 muertos en Afganistán

Un incidente de "fuego amigo" en Afganistán en el que murieron en junio cinco soldados estadounidenses y uno afgano se debió a un conjunto de fallas de telecomunicación que eran evitables entre las fuerzas aérea y terrestres, dijo el jueves el Comando Central de Estados Unidos en un informe.

El Comando Central, que supervisa las operaciones en Afganistán, mencionó en el documento los numerosos errores colectivos en que incurrieron soldados, comandantes y miembros de las tripulaciones aéreas para ejecutar los puntos básicos de la misión.

Como resultado, cinco soldados estadounidenses y uno afgano fueron confundidos con fuerzas enemigas y un bombardero los atacó con bombas guiadas con láser en la provincia de Zabul, en el sur de Afganistán. .

Muchos detalles del informe fueron censurados antes de la difusión del texto.

Este incidente de fuego amigo fue uno de los que causó la pérdida más alta de vidas en toda la guerra en Afganistán, que cumplirá 13 años en octubre.

La tripulación de un bombardero B-1 de la Fuerza Aérea ejecutaba una misión autorizada, pero los investigadores la culparon de no adoptar las precauciones razonables para garantizar que conocían las posiciones de las fuerzas amigas.

A pesar de las discrepancias en las posiciones de los efectivos estadounidenses --lo cual sugería que algo posiblemente andaba mal-- la tripulación aérea no adoptó las medidas necesarias para verificar su información antes de lanzar las bombas, según el informe.

Miembros no identificados en las fuerzas de tierra, incluida una unidad de Fuerzas Especiales del Ejército, fueron culpadas de comunicar incorrectamente algunas posiciones de los efectivos y por no saber que el equipo de fijación de blancos de un bombardero B-1 es incapaz de detectar los dispositivos que marcan a un objetivo amigo como los que utilizaron las fuerzas terrestres estadounidenses en la operación del 9 de junio.

Esas fallas propiciaron que se confundiera con insurgentes a los efectivos estadounidenses y afganos.

En respuesta al informe del Comando Central, el ejército dijo que considera algún cambio de táctica para minimizar las probabilidades de que se repitan los errores como los que causaron esta tragedia. También remitió el informe de la investigación al jefe del Comando de Operaciones Especiales del Ejército para que decida la adopción de posibles medidas disciplinarias.

La Fuerza Aérea dijo que estudiará el informe antes de decidir la adopción de medidas disciplinarias.

El incidente ocurrió en junio en la provincia de Zabul, en el sur de Afganistán, al término de una operación que encabezaba el ejército afgano con apoyo de las Fuerzas Especiales del Ejército estadounidense.

El objetivo de la misión era romper la acción de los insurgentes y mejorar la seguridad para los centros de votación en el distrito de Arghandab, en antelación a la segunda vuelta presidencial del 14 de junio en Afganistán.

___

Robert Burns está en Twitter como http://www.twitter.com/robertburnsAP