Misionero infectado de ébola viaja a Nebraska

Un misionero infectado de ébola mientras brindaba atención médica en Liberia se dirige a un hospital de Nebraska para recibir tratamiento, informaron el jueves autoridades en el estado.

Se espera que el doctor Rick Sacra, de 51 años, llegue el viernes, indicaron funcionarios del Centro Médico de Nebraska en Omaha. Sacra empezará a recibir tratamiento en la unidad especial de aislamiento del hospital, de 10 camas, la mayor de cuatro unidades de ese tipo que hay en Estados Unidos.

Sacra brindó cuidados médicos en Liberia con SIM, organización de caridad sin fines de lucro de Carolina del Norte. Su presidente, Bruce Johnson, dijo que recibía excelente atención en un centro médico en Liberia, pero que las instalaciones en Nebraska ofrecen un equipo avanzado de monitoreo y una mayor disposición de opciones de tratamiento.

Sacra, oriundo del área de Boston, decidió dirigirse a Liberia tras enterarse de que otros dos misioneros estaban enfermos. El doctor no participaba en el tratamiento de pacientes con ébola sino que era partero, por lo que se desconoce cómo fue infectado con el virus que ha causado la muerte de unas 1.900 personas.

Es el tercer trabajador estadounidense de ayuda infectado con el ébola. Los dos primeros --el doctor Kent Brantly y Nancy Writebol-- se han recuperado desde que fueron trasladados al hospital de la Universidad Emory en Atlanta.

El doctor Phil Smith, director médico de la unidad de Omaha, no reveló cuándo y a dónde llegará exactamente Sacra, bajo el argumento de que así es mejor para la seguridad del público y la confidencialidad del paciente. Smith y otros médicos que encabezan el equipo de la unidad de aislamiento han dicho en varias ocasiones que el traslado de Sacra a Omaha no representa una amenaza para el público, y han enfatizado que el ébola se transmite a través de un contacto cercano con una persona infectada.

Smith indicó que Sacra se encontraba en condición estable en Liberia y fue capaz de abordar la aeronave a Estados Unidos por sus propios medios, pero de todas formas "le espera un largo viaje en avión".

Los médicos en Omaha se enfocarán en ofrecerle atención básica, de acuerdo con Smith, incluida la hidratación y la estabilización de sus signos vitales. Será atendido por un equipo de 35 doctores, enfermeros y otro personal.

El equipo estudia tratamientos experimentales, entre ellos el uso de suero hemático de un paciente que se ha recuperado de ébola, informó Smith.

"Hemos tratado de recopilar la mayor cantidad de información que podamos sobre posibles tratamientos", dijo.