Informe explora distintos alivios migratorios EEUU

Posibles medidas emitidas por decreto para aliviar la situación de inmigrantes no autorizados podrían beneficiar desde un pequeño grupo a millones de personas según las alternativas a disposición del presidente Barack Obama, concluyó un análisis difundido el jueves.

El Instituto de Política Migratoria analizó tres escenarios descritos públicamente por legisladores y activistas: expandir un programa de suspensión de deportaciones a algunos inmigrantes menores de 30 años (conocido en inglés como DACA), crear programas similares a otros segmentos de la población y refinar las prioridades de las políticas de deportación.

"Nuestro trabajo deja claro que el impacto de los cambios posibles para expandir el programa DACA o refinar las prioridades migratorias sería aún mayor si varios cambios son aplicados simultáneamente", dijo el director de investigación del Instituto, Randy Capps.

Marc Rosenblum, subdirector del programa de política migratoria del Instituto, afirmó que el análisis no busca proponer ni recomendar medidas específicas, y lo describió más bien como un ejercicio de tres posibilidades que no son excluyentes entre sí.

Obama dijo en junio que anunciaría tras el receso de agosto del congreso medidas ejecutivas para modificar su política migratoria ante la ausencia de una reforma legislativa. Sin embargo, la Casa Blanca dijo la semana pasada que podría postergarse la decisión.

No está claro si la decisión sería postergada hasta después de las elecciones legislativas previstas en noviembre.

Los autores del informe dijeron que si se fijara la permanencia en Estados Unidos como parámetro para suspender deportaciones, tres millones llevan en 2012 al menos 15 años, 5,7 millones una década y 8,5 millones han residido sin autorización en Estados Unidos al menos un lustro.

Cerca de 1,3 millones de inmigrantes son esposos de ciudadanos estadounidenses o padres de ciudadanos mayores de 21 años, pero no viajan a su país de origen para ajustar su estatus debido a una prohibición de tres o 10 años que actualmente enfrentan los inmigrantes sin autorización.

El informe dijo que si el parámetro fuera el vínculo sanguíneo directo con ciudadanos estadounidenses menores a 18 años, 3,5 millones pudieran beneficiarse. Y otros 200.000 son padres de jóvenes amparados por la suspensión de deportaciones o residentes permanentes.

Los beneficiarios de del programa de suspensión de deportaciones podrían ascender de los 1,2 millones actuales a 1,7 millones si el gobierno federal decidiera eliminar el requisito de haber culminado la educación secundaria o cursar actualmente estudios.

Y otros 180.000 podrían beneficiarse si el programa exige haber llegado a Estados Unidos antes de los 18 años, en lugar de los 16 que exige en la actualidad.

De tomar la opción de depurar las prioridades de las políticas de deportación, las autoridades podrían haber reducido 433.000 deportaciones entre 2003 y 2013 si hubieran excluido a aquellos convictos de crímenes no violentos.

El documento agregó que de haberse reducido al primer año de estadía no autorizada en Estados Unidos como prioridad de deportación --actualmente son tres-- las deportaciones durante esa década habrían caído en 232.000 y en otros 200.000 si se descartaran las órdenes de deportación emitidas hace más de una década.

_____

Luis Alonso Lugo está en Twitter en https://twitter.com/