Christie elude tema migratorio en visita a México

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dijo el jueves que no planea presentar su postura sobre una posible reforma inmigratoria durante su visita a México, y que lo hará hasta que se postule a la presidencia, si es que lo hace.

Christie, que realiza una gira de tres días por México en misión comercial, había eludido este espinoso tema durante su viaje, sin hacer mención de la iniciativa de ley que está estancada en el Congreso ni del flujo de menores centroamericanos que cruzan la frontera sin permiso desde México hacia Estados Unidos.

Pero en su segundo día de visita, Christie dijo a reporteros que tocaría el tema --que los republicanos han descrito como crucial para el futuro de su partido-- "si y cuando me vuelva candidato a la presidencia de Estados Unidos".

"Si eso pasa, entonces daré a conocer una postura plena sobre ello, y ustedes podrán analizarla y elogiarla o criticarla como les parezca", dijo antes de comer en una taquería.

"Pero hasta entonces, ese no es mi trabajo", agregó.

Aunque su propósito oficial es alentar las inversiones económicas entre Nueva Jersey y México, muchos ven el viaje como una oportunidad para que Christie pula sus habilidades en política exterior con miras a una potencial contienda presidencial y para que construya su relación con los electores hispanos. Christie atrajo un buen número de votantes latinos en su reelección en Nueva Jersey, pero no se ha pronunciado claramente sobre un plan para el problema de la inmigración.

Christie manifestó que les dijo a líderes empresariales en una reunión a puerta cerrada que la inmigración es "un tema muy complicado para ambos partidos", y que "se deben hallar puntos en común sobre esto". Pero agregó que es responsabilidad del presidente y del Congreso federal hallar una solución.

Muchos también siguen de cerca sus actividades para ver cómo lleva Christie su estilo personal famosamente impetuoso al escenario diplomático, donde el control de las emociones y la cuidadosa selección de palabras es una exigencia.

En eventos públicos parece haber dejado su característica bravuconería en casa, mostrando en su lugar un tono más humilde para su misión comercial con México.

En repetidas ocasiones, Christie ha dicho que una parte clave de su misión es escuchar y aprender lo más que pueda de las personas con quienes se reúne.

El gobernador ha tenido una agenda ocupada para su gira. Comenzó su segundo día en México con un desayuno en la sede del Consejo Mexicano de Negocios, un grupo de directores generales de las compañías más grandes de México, y firmó un acuerdo para establecer mayor colaboración entre las instituciones de educación superior de Nueva Jersey y las de México. El acuerdo incrementaría las iniciativas de investigación conjunta, los intercambios de estudiantes y profesores, las becas de investigación a ambos lados de la frontera y las conferencias, entre otros programas.

En la noche, Christie asistió a una recepción con la Coalición Latina, donde enfatizó el respeto que tiene sobre la manera como funciona el gobierno en México, destacando una ambiciosa agenda reformista y la cooperación partidista.

"Creo que hay mucho que el Congreso de Estados Unidos y el presidente podrían aprender de ver lo que ocurre aquí en México", declaró.

Tenía programado terminar el día con una visita a la Basílica de Guadalupe, uno de los sitios religiosos más venerados del continente.

Christie dijo que, como católico, para él era importante hacer esa visita.

"Es una especie de pecado que siendo católico no vayas a la Basílica estando tan cerca", dijo con tono humorístico. "No necesito más tiempo en el purgatorio del que ya me he ganado".

_____

Interactivo AP:

http://hosted.ap.org/interactives/2013/reforma-migratoria/