Matan a cuatro cascos azules en norte de Malí

Al menos cuatro soldados de las fuerzas pacificadoras de la Organización de las Naciones Unidas murieron y otros 15 resultaron heridos cuando la caravana en la que viajaban detonó una mina en el norte de Malí el martes, dijo un vocero.

El grupo de pacificadores chadianos regresaba de la asediada Kidal cuando activó la mina aproximadamente 32 kilómetros (20 millas) afuera de la ciudad, dijo Olivier Salgado, un portavoz de la fuerza. Seis de los lesionados están graves, agregó.

Salgado no conjeturó sobre quién es responsable del ataque, el más grave en meses; pero el grupo de al-Qaida que opera en el país se responsabilizó de varios ataques recientes contra efectivos de la ONU. Kidal es además la sede de una revuelta que viene gestando el movimiento separatista tuareg.

El norte de Malí cayó bajo el control de rebeldes tuareg y después a manos de grupos extremistas islámicos vinculados a al-Qaida tras un golpe de Estado en 2012. Una intervención encabezada por Francia el año pasado dispersó a los extremistas, pero algunos continúan activos y se han registrado brotes continuos de violencia.

Tropas de la ONU están tratando ahora de estabilizar el norte del país, e iniciaron conversaciones de paz entre el gobierno de Malí y los tuareg, quienes mantienen una presencia fuerte en Kidal y ha remetido contra la autoridad del gobierno con sede en Bamako. Al-Qaida no está participando en esas negociaciones.

"Está en curso un proceso de paz, algunos quieren menoscabarlo; eso es totalmente inaceptable e irresponsable", dijo Bert Koenders, el enviado especial de la ONU para Malí. Agregó que el secretario general y el Consejo de Seguridad del organismo internacional han sido informados.

Incluyendo a quienes murieron el martes, han sido asesinados 15 soldados pacificadores en Malí este año.