Venezuela investiga serie "Legends" de TNT

Las autoridades venezolanas investigan una serie estadounidense en la que uno de los personajes señala que el presidente Nicolás Maduro compraría armas biológicas para sofocar protestas callejeras, mientras que la productora Fox 21 ofreció disculpas.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones, el organismo regulador del sector, abrió una investigación a la serie "Legends", del canal de cable TNT, en la que el personaje durante un interrogatorio confiesa que Maduro y el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) estarían comprando armas biológicas para contener disturbios de civiles en Venezuela.

El gobierno de Maduro enfrentó entre febrero y mayo pasado numerosas protestas callejeras que dejaron muertos, heridos y centenares de detenidos.

El organismo inició la investigación por solicitud de la ministra de Comunicación, Delcy Rodríguez, quien pidió abrir un proceso "a fondo" de la serie por las "mentiras y manipulaciones" hechas contra el presidente Maduro.

Rodríguez indicó la víspera en su cuenta de Twitter que "Legends" prefigura un "guion hollywoodense" típico de "acciones imperiales contra gobernantes legítimos".

La empresa Fox 21, productora de la serie, ofreció disculpas y dijo en un comunicado, que envió a la AP, que "Legends" es un espacio de ficción. Los productores señalaron que no tenían la intención de que la serie mostrara hechos reales cuando se mencionara el nombre del presidente Maduro.

Las autoridades no han aclarado en qué consistirá la investigación. Algunos críticos del gobierno difundieron el martes en Twitter un segmento de la serie con el título "el episodio de 'Legends' que Maduro no quiere que veas".

No es la primera vez que Venezuela ha forcejeado con la industria del entretenimiento estadounidense. El gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez cuestionó hace unos años a una compañía de videojuegos por lanzar un juego basado en el derrocamiento de un "tirano" venezolano imaginario.

"Legends" es un drama de TNT, que se estrenó en agosto pasado, con el actor Sean Bean como protagonista.