Argentina: Hija de mandataria responde a fondos

La hija de la presidenta Cristina Fernández negó el lunes que se alojara en un departamento de lujo en Nueva York durante cuando estudiaba cinematografía, en respuesta a una pesquisa que inversores iniciaron en Estados Unidos para detectar bienes de la familia presidencial en el marco del litigio contra Argentina por la deuda impaga en 2001.

Florencia Kirchner, de habitual bajo perfil, recurrió a la página del Facebook oficial de la mandataria, con 1,4 millones de seguidores, para brindar detalles de su estadía en Manhattan hace cuatro años y cuestionó el accionar de fondos estadounidenses que exigen el pago de 1.600 millones de dólares de una sentencia favorable en el juicio por bonos en default.

"La verdad que pese a que tengo sólo 24 años, y mi único pecado parece ser que soy la hija de Néstor y Cristina Kirchner (les quiero decir que estoy MUY orgullosa de serlo), lo cierto es que en total sólo viví cuatro meses en la ciudad de Nueva York, con una intervención en el medio en la cual regresé a Argentina por dos meses", dijo Kirchner.

Detalló que mientras estudiaba realización cinematográfica en New York Film Academy entre mayo y julio de 2010 vivió en "una residencia de estudiantes llamada EHS ubicada en la Tercera Avenida". Tras un período en Buenos Aires, Kirchner dijo que volvió a Nueva York en septiembre para tomar cursos de "escritura y guión en Gotham Writers". En ese período, afirmó, vivió en "un pequeño apartamento ubicado en... la zona conocida como 'Midtown West'" hasta que el fallecimiento de su padre Néstor Kirchner el 27 de octubre de ese año la obligó a emprender el regreso a Argentina.

Ante la negativa del gobierno de Cristina Fernández de acatar un fallo juez de Nueva York Thomas Griesa, fondos estadounidenses liderados por el magnate Paul Singer iniciaron acciones legales para detectar en Estados Unidos bienes del Estado argentino plausibles de embargo para poder cobrar la sentencia.

Los demandantes dijeron que también buscarán embargar bienes de ciudadanos argentinos en Estados Unidos que son investigados en Argentina como supuestos testaferros de la presidenta y su familia.

Argentina argumenta que no puede cumplir la sentencia porque así estaría violando un acuerdo con bonistas que en 2005 y 2010 aceptaron títulos por menor valor en lugar de los adquiridos antes de la cesación de pagos de 2001.

"No es que me guste estar contando mi vida personal, pero ¿qué querés? no me quedó más remedio", aseveró Florencia Kirchner.