Egipto acorta toque de queda, regresa la calma

El gobierno egipcio redujo el sábado el amplio toque de queda impuesto en el país, una señal de que las autoridades opinan que la inestabilidad cede después de que los disturbios por el derrocamiento del presidente amenazaron con desestabilizar la nación este mes.

La decisión del gabinete de reducir el toque de queda en dos horas ocurrió al tiempo que el primer ministro interino prometió que la prioridad de su gobierno será restaurar la seguridad.

Egipto experimentó uno de los peores brotes de violencia en días recientes desde que comenzó la Primavera Arabe en 2011. Enfrentamientos y atentados en todo el país dejaron más de mil muertos después que las fuerzas de seguridad despejaron en El Cairo dos sentadas de partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi, alejado del poder el 3 de julio en un golpe militar con apoyo popular.

Desde que la violencia tocó su cota máxima, Egipto ha estado bajo un toque de queda nocturno impuesto por las fuerzas armadas. En respuesta a las exigencias de la ciudadanía, el gobierno expresó en un comunicado el sábado que el toque de queda de 11 horas sería reemplazado por uno de 9 horas. Sin embargo, el toque de queda más largo se mantendrá en vigor los viernes, el primer día del fin de semana y cuando la semana pasada las protestas fueron increíblemente violentas.

El alivio del toque de queda se anunció un día después que convocatorias a protestas por parte de la Hermandad Musulmana no tuvieron mucho efecto.

El anuncio del sábado se produjo mientras muchos se apresuraban a llegar a casa antes que comenzara el toque de queda, que ha afectado la dinámica vida nocturna de El Cairo y los ingresos de muchos negocios, hoteles y restaurantes.

En días recientes la ciudad, de 18 millones de habitantes, ha comenzado a recuperar la normalidad, aunque sigue bajo un estado de emergencia que le otorga a las fuerzas de seguridad amplios poderes.

Las fuerzas de seguridad han usado esos poderes para perseguir a los cuadros alto y medios de la Hermandad Musulmana, incluido el líder supremo del grupo, Mohamed Badie. A la mayoría se le acusa de incitar a la violencia.

___

Los periodistas de The Associated Press Aya Batrawy en El Cairo y Robert Burns en Washington contribuyeron a este despacho.