Rubio advierte: Obama podría actuar por su cuenta

Si el Congreso no aprueba la reforma migratoria, el presidente Barack Obama puede actuar por su cuenta para legalizar a los 11 millones de inmigrantes que ya se encuentran en Estados Unidos sin autorización legal, advirtió el martes senador republicano por la Florida Marco Rubio.

Rubio, un posible candidato presidencial y uno de los autores del proyecto de ley de inmigración integral aprobado en junio por el Senado, pero se estancó en la Cámara de Representantes, señaló que el gobierno de Obama tomó medidas el año pasado para dar estatus legal a muchos inmigrantes traídos aquí sin permiso legal cuando eran niños. Dijo que sin medidas del Congreso, el presidente también podría tener la tentación de hacer lo mismo con todos los demás que se encuentran en el país sin autorización legal.

"Creo que si no pasa nada en el Congreso, este presidente se verá tentado a emitir una orden ejecutiva como lo hizo con los niños de (la ley) DREAM Act hace un año en la que básicamente legaliza a 11 millones de personas de un plumazo", dijo Rubio en "The Morning Show with Preston Scott", en la emisora radial de Tallahassee ??WFLA.

Rubio dijo que esa posibilidad subraya la necesidad de las acciones del Congreso, porque la alternativa sería la legalización sin seguridad fronteriza o un sistema de E-Verify para exigir a los empleadores que verifiquen el estatus legal de sus trabajadores.

"No podemos dejarlo, en mi opinión, en la forma en que se encuentra pues creo que dentro de un año podríamos encontrarnos con las 11 millones de personas aquí legalmente en virtud de una orden ejecutiva del presidente, pero sin E-Verify, sin más seguridad fronteriza, sin más agentes fronterizos; ninguna de las otras reformas que necesitamos desesperadamente", dijo Rubio.

La Casa Blanca cuestionó los comentarios de Rubio.

Cuando le preguntaron si Obama estaría "tentado" a emitir órdenes ejecutivas como Rubio sugirió, el portavoz de la Casa Blanca Bobby Whithorne dijo: "No. La única solución a este problema es que el Congreso arregle el estropeado sistema de inmigración al aprobar una reforma integral".

Los comentarios de Rubio se producen mientras los legisladores están de regreso en sus distritos por el receso de verano de cinco semanas del Congreso, un período que los activistas en ambas orillas del debate migratorio intentan utilizar para presentar sus argumentos a favor o en contra de medidas en la Cámara, controlada por los republicanos.

Bajo la presión de los defensores de la reforma, varios republicanos de la Cámara ya han expresado su apoyo a un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes que ya están en el país sin autorización legal, algo que hace parte del proyecto de ley del Senado, pero enfrenta la oposición de muchos conservadores. Mientras tanto, los que se oponen a la reforma luchan para atraer a una multitud en un evento que bautizaron "Tour para Detener la Amnistía", programado para la noche del lunes en Richmond, Virginia.

Pero no está claro si alguno de los dos bandos prevalecerá claramente llegado el momento en que los legisladores regresen a Washington en septiembre, o lo que va a suceder entonces. Líderes republicanos de la Cámara han dicho que planean continuar con el tema de la inmigración con leyes independientes que abarquen un solo tema, comenzando por la seguridad fronteriza, por lo que aún está por verse si van a llegar al punto de entrar en negociaciones con el Senado sobre un paquete que pudiera llegar al escritorio de Obama.

Los comentarios de Rubio el martes se enlazan con la especulación de los activistas de inmigración a la izquierda del espectro político sobre la manera de avanzar si el Congreso nunca envía a Obama un proyecto de ley. La posibilidad de presionar a Obama a tomar medidas ejecutivas adicionales se ha discutido, aunque la mayoría de los simpatizantes vinculados a la Casa Blanca dicen que es prematuro concentrarse en esa idea.

___

La corresponsal de AP en la Casa Blanca Julie Pace contribuyó a este despacho.