Futbolistas mantienen denuncia contra Conmebol

Siete clubes uruguayos que habían denunciado a la Conmebol ante la justicia penal de su país por supuestas irregularidades en el manejo de los contratos de televisión retiraron el caso, pero el sindicato de futbolistas de Uruguay ratificó su voluntad de seguir litigando y presentó nuevos documentos en respaldo de su denuncia.

La acusación judicial había sido presentada el 24 de diciembre por la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales y los clubes Peñarol, El Tanque Sisley, Cerro, Rentistas, Miramar Misiones, Juventud, Racing y Cerro Largo.

Según la denuncia, la Conmebol ha desestimado ofertas de empresas que pagarían más por la transmisión de los torneos continentales Copa Libertadores y Copa Sudamericana, beneficiando a otras compañías que supuestamente pagan menos en perjuicio de los clubes y jugadores uruguayos.

Los actuales contratos de televisión de Conmebol son con la empresa argentina TyC Sports. Según la denuncia, las ofertas superiores rechazadas serían de Global Sports, propiedad del empresario televisivo uruguayo Francisco Casal. La Conmebol sostiene que las ofertas de Casal no se pueden considerar porque existen contratos vigentes.

"Ratificamos nuestra decisión de seguir adelante y presentamos nuevos documentos en apoyo de nuestra posición", dijo el viernes a la AP Fabián Pumar, secretario general de la Mutual. Entre los documentos añadidos el jueves ante el juzgado de crimen organizado, la Mutual presentó una carta de la división de las Américas del sindicato internacional de futbolistas, FIFPro, instando al sindicato uruguayo a abandonar la denuncia.

"Hay muchas presiones. Pero nosotros somos independientes, autónomos y seguiremos adelante. Entre 2011 y 2013 los jugadores uruguayos que actuaron en torneos continentales dejaron de ganar más de cuatro millones de dólares por las decisiones arbitrarias de Conmebol", expresó Pumar.

Pumar dijo que la carta de FIFPro pide retirar la demanda para no dañar las relaciones entre el sindicato internacional y la Conmebol.

"Desconozco totalmente el tema que se tramita en Uruguay", dijo el vocero de la Conmebol, Néstor Benítez.

Pumar alegó que Conmebol ha ejercido una gran presión sobre los clubes denunciantes y sobre la Asociación Uruguaya de Fútbol. La Conmebol indicó que el 31 de diciembre, la FIFA remitió una advertencia a la AUF señalando que "la iniciación de procedimientos judiciales con el fin de impeler o forzar a determinados órganos a hacer u omitir una acción, constituye una infracción de los reglamentos de la Conmebol. Siendo este el caso, no se puede tolerar tal modo de proceder lo que implicaría la adopción de las medidas disciplinarias correspondientes por los órganos competentes".

El 14 de marzo la Conmebol suspendió por 60 días a los dirigentes de los siete clubes que mantenían su denuncia, ya que Peñarol ya había desistido de llevarla adelante. El 2 de abril Conmebol suspendió los derechos políticos de la AUF y fundamentó su decisión en la injerencia excesiva de Casal en sus decisiones, violando las disposiciones de FIFA.

Pumar reconoció que los derechos de imagen de sus afiliados los maneja la empresa Tenfield, también propiedad de Casal, pero afirmó que la decisión de denunciar a la Conmebol fue tomada por su sindicato en forma autónoma y en defensa del interés de sus afiliados.

El jueves los siete clubes que mantenían su denuncia desistieron de seguir adelante con el caso judicial, aunque mantienen una denuncia ante la Comisión de Etica de la FIFA.

El expediente se encuentra en el juzgado del crimen organizado a cargo de la jueza Adriana de los Santos. El fiscal Juan Gómez debe decidir ahora si la acusación tiene sustento y si el caso sigue adelante.