Atlético juega su segunda "final" en Valencia

Superada la primera de las cinco "finales" que según su entrenador le restaban para conseguir el título de campeón de la liga española, el Atlético de Madrid disputará el domingo la segunda en un estadio difícil como el del Valencia. Y con un ojo puesto en lo que hagan antes y después sus inmediatos perseguidores: Barcelona y Real Madrid.

Seis puntos separan a los tres contendientes cuando restan cuatro fechas para el final del campeonato, pero la distancia es engañosa porque el Madrid ha jugado un partido menos: el aplazado por la anterior fecha con el Valladolid, programado para el 7 de abril.

Líder con 85 puntos en 34 fechas tras deshacerse el pasado viernes del Elche, el Atlético mira por encima del hombro al poderoso Barsa, segundo con 81 unidades y rival el domingo del Villarreal, así como al tercero Madrid (79), que recibe el sábado a Osasuna.

Tres victorias más le darían el título a los rojiblancos, que deben visitar por la última fecha al Barsa pero tienen un balance de goles favorable respecto al Madrid. El equipo del argentino Diego Simeone, ganador de sus últimos ocho compromisos ligueros, sigue dependiendo de sí mismo para levantar su primer título de liga desde 1996; pero el timonel no levanta el pie del pedal y cuenta por "finales" todos los partidos restantes.

Ello incluye también el del próximo miércoles contra el Chelsea por la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones. La ida, jugada el martes en Madrid, acabó en 0-0 y transmitió cierto desgaste físico y psicológico del Atlético ante el rocoso rival londinense. La duda es si al equipo de Simeone, cuyo éxito se ha edificado en base a la presión constante, la fiabilidad de su defensa (la menos goleada del campeonato) y el poder realizador de Diego Costa (segundo máximo cañonero con 27 dianas), le queda gasolina para encarar el asalto definitivo por el doblete.

"Es un camino muy largo y por eso todos vamos por este sueño, haciendo fuerza. Por ahora debemos enfocarnos solo en Valencia", remarcó el jueves el extremo argentino José Sosa.

El preparador argentino celebra poder contar para el difícil choque contra el Valencia con todos sus hombres disponibles, incluido el creativo Arda Turan y el ariete David Villa, ex ídolo de los "che", suplente el martes ante el Chelsea.

No puede festejar lo mismo su homólogo y compatriota Gerardo Martino en Barcelona, pues los azulgranas alcanzan el tramo final de la temporada con numerosas y sensibles ausencias, sobre todo en defensa.

La recuperación del argentino Javier Mascherano es la única buena noticia para una retaguardia que seguirá privada del concurso del internacional Gerard Piqué y el capitán Carles Puyol, así como el lateral Jordi Alba, previsible baja por lo que resta de campaña.

Tampoco se espera la vuelta del brasileño Neymar, con pronóstico de tres semanas más apartado de las canchas y la presión de su selección de cara a afrontar con máximas garantías el inminente Mundial. La presencia del mexicano Giovani Dos Santos, ex promesa azulgrana, en el séptimo clasificado Villarreal también inquieta.

Sí alivian en el entorno culé la disponibilidad del mediocampista Sergio Busquets, la mejoría en el rendimiento del astro Lionel Messi en la última victoria sobre el Athletic de Bilbao, y el levantamiento cautelar de la sanción de la FIFA en cuanto a la posibilidad de fichar jugadores en la próxima apertura de mercado. Mientras los barcelonistas esperan un tropiezo del Atlético para poder revalidar su título de campeón, también preparan el plantel de la siguiente campaña; queda por aclarar si con Martino al frente.

"Que no siguiera sería una mala noticia", ponderó el central Marc Bartra, quien también consideró "finales" los partidos restantes del conjunto catalán. "Debemos demostrar las mismas ganas que contra el Athletic", aseveró.

El Barsa es el único de los tres primeros que no se verá desgastado por competir en Europa, preocupación que sí tiene el Madrid tras vencer el miércoles 1-0 al Bayern Munich en la otra semifinal continental. Los blancos andan centrados en la vuelta del martes en Alemania aunque antes deberán solventar la visita de Osasuna, a quien apremian los puntos para eludir a sus perseguidores procedentes de la zona del descenso.

Pero el Madrid se siente fuerte pese a que Cristiano Ronaldo, máximo realizador con 28 dianas, midiera sus esfuerzos ante el Bayern por problemas físicos. Tanto el portugués como Gareth Bale, héroe de la final de la Copa del Rey recientemente conquistada, se consideran disponibles para recibir al cuadro rojillo; aunque quizás el técnico Carlo Ancelotti, cosechador de las últimas tres victorias ligueras con balance de 13 tantos a favor por ninguno en contra, reserve a alguna de sus figuras de cara a las semifinales europeas.

Su presidente, Florentino Pérez, pidió un "penúltimo esfuerzo" al plantel.

Otro de los grandes partidos del fin de semana se disputa en cancha del Athletic, donde los bilbaínos defenderán su cuarta plaza ante el pujante Sevilla, que marcha a tres puntos de distancia y aspira a arrebatarles el último boleto a jugar la próxima Champions. Los sevillistas acudirán con menos descanso que el cuadro rojiblanco, pues apenas tres días antes habrán jugado las semifinales de la actual Liga Europa contra el Valencia.

La fecha abre el viernes con el cotejo Elche-Levante y cierra el lunes con el Celta de Vigo-Valladolid. La programación sabatina se completa con los cruces Granada-Rayo Vallecano, Getafe-Málaga y Betis-Real Sociedad. El domingo, el Espanyol recibe al Almería.