EEUU falla contra México en disputa sobre acero

El gobierno del presidente Barack Obama respaldó a los productores estadounidenses de acero en una disputa comercial internacional al fallar que las varillas de acero para hormigón procedentes de México y Turquía afectan injustamente los precios en Estados Unidos.

La decisión preliminar del lunes por parte del Departamento de Comercio federal significa que las varillas de acero importadas de México y Turquía quedan sujetas de inmediato a aranceles.

La decisión final se tomará en el verano, pero dentro de una semana el gobierno detendrá el paso de esas importaciones hasta que estén respaldadas por un depósito o pago en efectivo en la cantidad de los nuevos aranceles. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza puede imponer aranceles retroactivos por un máximo de 90 días antes del fallo debido a la gravedad de las infracciones, informó el Departamento de Comercio.

Los aranceles oscilan entre 10% y 66% para algunas compañías mexicanas. Para las turcas, son de aproximadamente 2%.

Los productores de acero mexicanos y turcos han negado que infrinjan leyes de comercio y los de México han exhortado al Departamento de Comercio a evitar lo que consideran disputas comerciales innecesarias con México, alegando que las acereras estadounidenses controlan la gran mayoría del mercado norteamericano.

La Administración de Comercio Internacional del Departamento de Comercio lanzó la investigación a finales del año pasado a solicitud de los productores estadounidenses. Compañías de Ohio, Oregon, Carolina del Norte, Florida y Texas presentaron denuncias. La situación ha llamado la atención de los ejecutivos y sindicatos del sector en un año de elecciones legislativas en Estados Unidos en momentos en que la declinación de la industria en Estados Unidos y la reducción de la clase media se han convertido en temas destacados de campaña.

El mes pasado, Leo Gerard, presidente del sindicato acerero United Steelworkers advirtió que el sector pudiera estar el borde de la ruina si no se hacen cumplir las leyes de comercio.

Un total de 31 senadores, republicanos y demócratas, firmaron una carta enviada este mes a la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, en la que pidieron que se hagan cumplir las leyes de comercio para proteger los empleos del sector acerero nacional.

Las varillas de acero son uno de los productos de mayor volumen que produce la siderurgia de Estados Unidos, que emplea a más de 10.000 trabajadores en más de 30 estados. Los comercializadores estadounidenses de varillas para hormigón armado han dicho que el impacto del caso probablemente se haga sentir de inmediato, puesto que compañías mexicanas y turcas han capturado buena parte del mercado de importación del producto en el país.

Los productores norteamericanos alegan que sus competidores mexicanos y turcos vendían sus productos por debajo el precio del mercado, práctica conocida como dumping. Las compañías estadounidenses también dijeron que las importaciones tucas eran injustamente subsidiadas por el gobierno de ese país.

El Departamento de Comercio determinó en una conclusión preliminar que las varillas turcas se producían con subsidios mínimos del gobierno, de manera que no había una infracción a las leyes comerciales.

Según legisladores, las importaciones de varilla mexicana y turca han aumentado, hasta casi duplicarse entre 2011 y 2013. En 2013, las importaciones de México llegaron a 182 millones de dólares, mientras que las de Turquía ascendieron a 381 millones de dólares.

"Este fallo es una buena noticia para los trabajadores del acero de Ohio", dijo el senador Rob Portman, republicano por Ohio, quién firmó la carta al Departamento de Comercio. "Washington tiene que defender los bienes manufacturados estadounidenses y la decisión de hoy ayudará a evitar que el comercio injusto de varillas amenace los empleos en Estados Unidos.