Tercera condena para exfuncionaria de Menem

Un tribunal condenó el lunes a María Julia Alsogaray, exdiputada y funcionaria en el gobierno del expresidente Carlos Menem, a cuatro años de prisión por defraudación cometida durante la privatización de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones en 1989.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N 6 de Buenos Aires también dispuso que Alsogaray quede inhabilitada de forma perpetua para ejercer cargos públicos por considerarla "coautora penalmente responsable del delito de defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de una administración pública" y ordenó su "inmediata captura" una vez que la condena esté firme, según un fallo difundido por el Centro de Información Judicial (CIJ).

"No voy a hacer declaraciones", dijo la exfuncionaria cuando se retiró de los tribunales tras escuchar el fallo.

Alsogaray, de 71 años, acumula dos condenas previas de cárcel por delitos en los que incurrió cuando se desempeñó como secretaria de Medio Ambiente en el gobierno de Menem (1989-1999) que no están firmes, por lo que no ha ido a prisión.

La nueva condena puede ser apelada y sus fundamentos se conocerán el 28 de abril. Durante el juicio, la ex política se declaró "totalmente inocente".

La Empresa Nacional de Telecomunicaciones, de la que Alsogaray era interventora, supuestamente amplió los plazos de ejecución y duplicó los precios en los contratos de certificación de obras firmados con diversas empresas y firmas consultoras, lo que habría perjudicado al Estado en una suma millonaria.

El tribunal también condenó a cuatro años de prisión y a tres en suspenso a sendos ex miembros de la empresa telefónica y de una consultora involucrados en el caso.

Alsogaray ha recibido en los últimos años una condena a cuatro años de prisión por defraudación a la administración y otra de tres años por enriquecimiento ilícito. En tanto, fue sobreseída en otro juicio en el que estaba acusada de la contratación supuestamente irregular de una campaña publicitaria para un plan de manejo del fuego.

La exfuncionaria, que entró en la política en los años 80 de la mano del partido conservador Unión del Centro Democrático, generó una gran polémica cuando siendo secretaria de Medio Ambiente en los años 90 apareció en la tapa de una revista semidesnuda, sólo cubierta por un abrigo de piel. Durante esa gestión prometió limpiar en 1.000 días el Riachuelo, un río muy contaminado que atraviesa el sur de Buenos Aires y municipios vecinos, lo que no cumplió.

Alsogaray es símbolo del "menemismo", la década gobernada por el expresidente y actual senador del peronismo disidente, en la que se aplicaron políticas neoliberales y privatizaciones de empresas públicas que fueron muy criticadas posteriormente.