El Factor CR7: ¿Suficiente para Portugal?

La interrogante que rodea a Portugal en la Copa Mundial es sencilla: ¿Puede Cristiano Ronaldo hacer realidad por su país lo mismo que Diego Maradona logró por Argentina en 1986?

Argentina se presentó a México hace 28 años con un equipo compacto, pero fue Maradona el que se encargó de marcar la diferencia al llevarles adjudicarse el campeonato con un despliegue inolvidable de gambetas, personalidad y goles monumentales.

Cristiano es el dueño de la magia dentro de una selección portuguesa que conjunta talento procedente de varios de los mejores clubes del mundo. Pero el astro del Real Madrid se encuentra en una categoría muy superior a los demás.

Se puede afirmar que el delantero ganó el Balón de Oro de 2013 en virtud de su excelsa actuación para que Portugal venciera a Suecia en el repechaje por un boleto al Mundial. Cristiano marcó los cuatro goles de Portugal en los dos partidos, incluyendo una tripleta en el segundo cotejo, fuera de casa, para catapultar a los lusos a Brasil con un marcador global de 4-2.

En ambos partidos, Cristiano exhibió la explosividad y exquisito manejo de balón que lo han encumbrado en la cima del futbol mundial.

"Es el líder. Nuestro jugador más determinante", dijo el técnico de Portugal, Paulo Bento.

Describir a Portugal como Cristiano y 10 es algo que Bento considera como injusto. Pero lo cierto es que, sin Cristiano, Portugal sería una selección ordinaria. Su capitán es capaz de cambiar el rumbo de un partido en cualquier momento.

Hubo un momento que Nani asomaba con gran proyección, pero las lesiones menguaron la estela del extremo Manchester United. Joao Moutinho y Raul Meireles son volantes que saben cumplir con los deberes, pero sin ser nada del otro mundo. También es una selección que carece de un recio zaguero central y

Esto les diferencia por mucho de la calidad de la denominada generación de oro de los 90, liderada por Luis Figo, Rui Costa y Pauleta.

Pero las generaciones tiene un común denominador: ninguna ha ganado títulos de importancia.

Simple y llanamente, el papel del delantero del Real Madrid en la selección es trascendental.

Cuando una lesión de tobillo le impidió jugar en los primeros dos partidos de las eliminatorias a la Eurocopa 2012, Portugal empató en casa ante Chipre y perdió en Noruega. Cuando regresó, el cuadro lusitano hilvanó una racha de cinco victorias para entrar en la puja.

Cuando se clasificaron al Mundial de 2010, Cristiano no fue colocado en su posición predilecta, en la punta izquierda, y no anotó un solo gol por su país en una campaña en la que cosecharon tres empates sin goles, dos de ellos en casa, obligando disputar un repechaje.

Luego de 11 años en la selección, Cristiano es el goleador histórico con 49 tantos, dos más que la marca anterior en poder del retirado Pauleta. Y CR7 es el segundo jugador con más convocatorias, con 111. En Brasil podría convertirse en el primer portugués en anotar en tres Mundiales distintos.

También lo hará en su mejor momento, luego de imponer una marca personal con 69 goles el año anterior.

Si Cristiano se mantiene sano y en buen nivel, los portugueses nuevamente podrían ser animadores del Mundial y llegar lejos.