Israel pone en órbita nueva satélite espía

Israel puso en órbita exitosamente un nuevo satélite de observación cuyos objetivos probablemente serán Irán y las milicias hostiles del Medio Oriente, informó el jueves el Ministerio de Defensa de este país.

De acuerdo con el anuncio, el satélite "Ofek 10" de fabricación israelí fue lanzado el miércoles en cooperación con la empresa estatal Israel Aerospace Industries. El satélite ya comenzó sus transmisiones de información visual y de datos. Se espera que en unos meses esté en condiciones operativas.

Se espera que Israel use el satélite para mantener la vigilancia sobres Irán y la región. Se cree que ese país trata de desarrollar un arsenal nuclear, acusación que Irán rechaza, y se le acusa de entregar armas a grupos de milicias en diversos países de la región.

El "Ofek 10" es el más nuevo de un grupo de satélites que Israel Aerospace Industries construyó para el gobierno.

Se trata de un satélite ligero del que se espera mejore las capacidades de reconocimiento de Israel al proporcionar imágenes claras a cualquier hora del día y bajo cualquier clase de condiciones climáticas, informó Ofer Doron, de Israel Aerospace.

"El satélite Ofek 10 debe mejorar la capacidad de inteligencia de Israel y permitirá a los responsable de la Defensa enfrentar de mejor manera las amenazas cercanas y lejanas", dijo el ministro de Defensa Moshe Yaalon en un comunicado.

"Seguimos fortaleciendo la tremenda ventaja cualitativa y tecnológica que tenemos sobre nuestros vecinos", agregó Yaalon.

El satélite tiene la capacidad de dirigir su radar para captar imágenes a un objetivo específico, a diferencias de otros dispositivos similares que hacen un barrido general del territorio.

"Tiene una capacidad de imagen increíble, puede proporcionar fotos muy precisas", dijo Doron.

A diferencia de otros países que lanzan sus satélites el este, en la dirección rotaria de la Tierra, Israel lo lanzó hacia el oeste, al lado opuesto de la órbita terrestre para prevenir que los restos del lanzamiento caigan en territorio de países enemigos al este de Israel, dijo Doron. El satélite tarda 90 minutos en dar la vuelta completa a la órbita terrestre, añadió el ministro.