Real Madrid avanza con angustia a semifinales

Real Madrid terminó pidiendo la hora y se clasificó con bastante sufrimiento a las semifinales de la Liga de Campeones, luego de perder el martes 2-0 ante Borussia Dortmund en el partido de vuelta por su serie de cuartos de final.

El Madrid avanzó por virtud del triunfo 3-0 que consiguió la semana pasada en el encuentro de ida en el estadio Santiago Bernabéu.

"Hemos sufrido demasiado. Creo que el pase es merecido. Un toque de atención no viene mal de vez en cuando", declaró el portero madridista Iker Casillas, figura en el partido con un par de intervenciones salvadoras. "Mejor que haya pasado en este partido y no más adelante".

Sin Cristiano Ronaldo, aquejado por una lesión de la rodilla izquierda, el Madrid no encontró la brújula ante un Dortmund que entró a la cancha con el acelerador a fondo y buscó la yugular desde el silbatazo inicial.

Para colmo, Angel Di María desperdició un penal a los 17 minutos que hubiese dado tranquilidad al equipo español cuando el marcador seguía sin goles. El argentino se resbaló al patear y mandó la pelota mansa a las manos del arquero Roman Weindenfeller.

Marco Reus hizo los dos goles de Dortmund, a los 24 y 37 minutos, y el club alemán estuvo a punto de eliminar al Madrid de la Champions por segundo año consecutivo. En la temporada pasada, el equipo dirigido por Juergen Klopp se impuso con un global de 4-3 en las semifinales, para luego perder la final ante Bayern Munich.

"Luego del penal que falló Di María, ellos se apoderaron de la iniciativa", dijo el técnico madridista Carlo Ancelotti.

"Hemos regalado mucho, han sido errores nuestros. Al final lo que hicimos fue abrir la eliminatoria. En la segunda parte mejoramos el equilibrio", añadió.

Casillas salvó en varias ocasiones el arco madridista, incluyendo un cabezazo a quemarropa de Mats Hummels que desvió encima del travesaño. Además, Henrikh Mkhitaryan estrelló un balón en un poste a los 65, en una de varias ocasiones de peligro que generó Dortmund.

Los últimos 20 minutos fueron para cualquiera. Los alemanes trataron con ahínco de conseguir el gol que forzara una alargue, mientras el Madrid desperdició un par de ocasiones que hubiesen acabado el suspenso.

"Me siento orgulloso de la imagen que proyectamos", dijo Juergen Klopp, cuyo lamento fue el no haber podido marcar en la ida en Madrid. "Ahí fue donde perdimos esta eliminatoria, jugamos mal cuando nos tocó la visita", indicó.

En un Real Madrid paralizado por los nervios, la ausencia de Cristiano se notó en todos los sentidos. El récord de 34 partidos seguidos en el torneo con al menos un gol del Madrid llegó a su fin.

Ambos goles de Reus fueron tras groseros errores. El primero cayó tras una mala cesión de Pepe y el siguiente por un fallo en el pase de Asier Illarramendi, quien fue relevado por Isco Alarcón en el comienzo del segundo tiempo.

Se podría hacer un vídeo de este partido y enseñárselo a todos los equipos que pierdan 3-0 en la ida", dijo Klopp.

"Los chicos querían lograr el pase, no lo demostramos en Madrid pero hoy hemos dejado claro de lo que somos capaces si estamos al 100 por cien. Fuimos claramente mejores hoy, y deberíamos haber marcado más goles, pero como el partido y nuestra actuación fueron tan extraordinariamente buenos, no voy a hacer ninguna acusación a nadie hoy", añadió.

Nueve veces campeón europeo, el equipo merengue se entrevera entre los cuatro mejores por cuarta edición consecutiva.

En el otro partido jugado el martes, Chelsea venció 2-0 al París Saint Germain avanzó a las semifinales gracias a la regla de goles de visitante tras un 3-3 en el marcador global.

El avance de Chelsea abre el compás para un reencuentro de su técnico José Mourinho contra el Madrid, el club que dirigió hasta la pasada temporada.

"Tenemos que recuperar la fuerza y no miro en el rival", dijo Ancelotti. "Creo que en este momento de la competición todos los partidos son excitantes y difíciles para todos".

Sobre la condición de Cristiano, Ancelotti señaló que el astro portugués "no estaba bien" y que se optó por "no tomar riesgos".

"No tiene un problema grande, pero era un riesgo con tanta intensidad", subrayó Ancelotti.