Japón: Banco central mantiene política monetaria

El banco central de Japón se abstuvo de expandir su política monetaria pese al aumento en el impuesto a las ventas bajo el argumento de que la economía muestra una recuperación moderada.

El comunicado de política del Banco de Japón es el primero en emitirse desde el aumento del 5 al 8% al impuesto a las ventas, que entró en vigor el 1 de abril, que se espera cause estancamiento económico mientras los consumidores se ajustan al aumento en los precios.

El Banco de Japón indicó que la inflación seguramente se mantendrá alrededor del 1,25% durante cierto tiempo, por debajo de su objetivo de 2%.

"El clima de negocios continúa mejorando aunque se ha percibido cierta precaución por las perspectivas", señaló. Ha habido un repunte en la inversión corporativa, señaló el banco.

Los responsables de la política japonesa estiman que las expectativas de precios más elevados en el futuro impulsen el gasto del consumidor y eventualmente provoquen que aumente la inversión de las compañías y eso influya en la creación de empleos. La evaluación de las tendencias económicas actuales del banco central apoyará esa consideración.

"Aunque la economía seguramente se contraerá en el segundo trimestre esto necesita verse en perspectiva ante un probable aumento en la producción en el primer trimestre y un probable rebote en el tercero", señaló el martes la firma Capital Economics en un comunicado.

Una fuerte inversión pública y una expansión en la construcción de viviendas han impulsado el crecimiento desde que el gobernador del banco central Haruhiko Kuroda anunció, hace un año, cuantiosas compras de activos para estimular la inflación y ayudar a la recuperación de la economía japonesa tras dos décadas de estancamiento.

Por otra parte, el Ministerio de Finanzas informó que la cuenta corriente registró un superávit en febrero, la primera vez en cinco meses que esto se presenta.

Ingresos más altos procedentes de inversiones en acciones foráneas, ocasionados por la debilidad del yen, balancearon el déficit comercial aunque el excedente en la cuenta corriente, en la que también se incluye el comercio, cayó el 5,7% respecto al año anterior a 5.900 millones de dólares.

Japón ha tenido que aumentar sus importaciones de gas y petróleo para compensar la pérdida de su capacidad de generación de energía nuclear tras el accidente en la planta de Fukushima ocurrido en 2011. El debilitamiento del yen en los pasados 18 meses ha elevado el costo de sus importaciones y sus exportaciones no han mantenido un buen ritmo.