La extrema derecha aspira al Parlamento Europeo

El Frente Nacional de Francia, un partido de extrema derecha, tras lograr una histórica victoria en las elecciones municipales, se ha centrado en un nuevo objetivo: el Parlamento Europeo.

La líder del partido Marine Le Pen encabeza la campaña para los comicios de mayo del Parlamento Europeo al igual que un general de un ejército conquistador, y espera atraer a los partidos afines de toda Europa en una amplia alianza.

A medida que la extrema derecha avanza en toda Europa, Le Pen desea aprovechar la ocasión, elevando el tono de las campañas del Frente Nacional contra la inmigración y aumentarlas gracias a un amplio grupo parlamentario. Estos partidos, que utilizan la frustración pública con la UE, quieren debilitar el poderío del bloque sobre los ciudadanos europeos mediante la primera institución legislativa de Europa.

"Mi objetivo es ser la primera" en la votación de Francia por el Parlamento Europeo, "despertar la conciencia de lo que está haciendo pasar a nuestro país la Unión Europea", dijo Le Pen en la televisión francesa al día siguiente que su partido ganara en más de 10 ayuntamientos y más de 1.000 bancas municipales en los comicios.

La votación por los 751 escaños del Parlamento Europeo, con sede en la ciudad oriental francesa de Estrasburgo, tiene lugar en cada una de las 28 naciones del bloque, a lo largo de cuatro días a partir del 22 de mayo. Incluso si los grupos de extrema derecha amplían su presencia en el Parlamento, es poco probable que puedan superar la mayoría, y sus agendas nacionalistas divergentes podrían quedar enfrentadas en el foro de la institución.

El Parlamento Europeo fue considerado desde hace tiempo un mero centro de oratoria, pero ha ganado poder paulatinamente en los últimos años y su aprobación es ahora necesaria para todos los grandes proyectos legislativos de la UE, desde la regulación del mercado financiero a la política agrícola o las decisiones del tamaño de las advertencias en los paquetes de cigarrillos. Empero, el Parlamento Europeo no tiene el peso de las legislaturas nacionales en dos frentes importantes: sus legisladores no pueden proponer nuevas leyes y tiene una autoridad limitada en el presupuesto de la unión.

El principal objetivo de Le Pen es utilizar un mayor número de parlamentarios que se centren en sus quejas y lograr una permanencia a largo plazo.

La contracción económica europea dio paso a partidos populistas en todo el continente, desde el Partido Independencia de Gran Bretaña al Amanecer Dorado de Grecia. Empero, no todo gira en torno a la economía: los europeos tienen una crisis de identidad alimentada por la inmigración, principalmente de las viejas colonias europeas.

"La cuestión del multiculturalismo, la cuestión de la transformación del panorama de la cultura europea, la llegada de la población musulmana", dijo el especialista de extrema derecha Jean-Yves Camus, contribuyen en gran manera a las ansiedades de Europa tanto como las frustraciones económicas.

El Frente Nacional tiene tres escaños en el Parlamento Europeo, dos de ellas ocupadas por Le Pen y su padre, Jean Marie Le Pen, el fundador del partido.

Aunque no dio una cifra de sus aspiraciones, los especialistas creen que el Frente Nacional podría obtener 20 diputados en los comicios europeos, y pronostican una sólida actuación de otros partidos europeos de extrema derecha.

___

Colleen Barry en Milán, Toby Sterling en Ámsterdam y Juergen Baetz en Bruselas contribuyeron a este artículo.

___

Elaine Ganley en Twitter: Elaine_Ganley.