Detienen a 32 peruanos y 6 argentinos por drogas

La policía detuvo a 32 peruanos y seis argentinos en una treintena de allanamientos realizados en Buenos Aires y en la cercana ciudad de La Plata, acusados de integrar dos bandas que traficaban cocaína.

La droga era comercializada en barrios marginales de Buenos Aires, en el centro de la ciudad y en La Plata, 60 kilómetros al sur de la capital argentina, informó la policía metropolitana el lunes.

El ministro de Justicia y Seguridad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, dijo a periodistas estar orgulloso del resultado del trabajo conjunto de la justicia federal con las policías metropolitana, federal y bonaerense y apuntó que el narcotráfico "es más que un problema, es una batalla que tenemos que dar todos los sectores".

En los operativos la policía metropolitana secuestró unos 10 kilos de cocaína, teléfonos celulares, dinero, vehículos, armas y municiones. No se dio a conocer la identidad de los detenidos.

Uno de los operativos que derivó en varios allanamientos y diversas detenciones comenzó a raíz de una denuncia en 2013 de venta de drogas en una casilla del barrio marginal capitalino Villa 31, según la información policial que trascendió a la prensa. Finalmente fueron identificados dos de los líderes de una banda de narcos, uno de ellos encargado de abastecer a la organización de la droga y el otro de realizar el estiramiento, fraccionamiento y distribución de la sustancia.

Esos narcotraficantes estaban a su vez relacionados con una persona en La Plata que comercializaba allí la droga, mientras que una mujer se encargaba de distribuir la cocaína en el barrio de Bajo Flores y la Villa 1-11-14 de Buenos Aires.

El otro operativo también comenzó en 2013 tras una denuncia de venta de drogas en un edificio de Buenos Aires. La investigación judicial y policial, que incluyó la toma de fotografías y el análisis de llamadas telefónicas, confirmó la existencia de una organización que vendía cocaína dirigida por dos mujeres y un hombre. La mayor parte de la droga provenía de Perú.

Para la distribución y venta de la coca se utilizaban taxis, puestos de venta ambulante y restaurantes de comida peruana ubicados en el barrio capitalino de Once. Los allanamientos que condujeron a las detenciones se produjeron en distintos barrios de la ciudad.

En los últimos años aumentaron las incautaciones de cocaína en Argentina, donde se ha incrementado la instalación de laboratorios precarios en los que se procesa la pasta base procedente de países como Perú y Bolivia para transformarla en cocaína.