Surcorea responde al fuego de Corea del Norte

Corea del Sur respondió el lunes al fuego y disparó contra aguas norcoreanas después que varios proyectiles de la artillería de Pyongyang cayeron cerca del límite marítimo en disputa entre ambos rivales, informó un oficial militar surcoreano.

Ninguna de las dos partes disparó contra objetivos o instalaciones terrestres, dijo un oficial del Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur. El oficial no ofreció más detalles y habló a condición de no ser identificado porque no está autorizado a hablar a la prensa.

El intercambio de fuego de artillería siguió a un anuncio poco común de Corea del Norte de que realizaría ejercicios militares, considerado una expresión de la frustración de Pyongyang por el poco avance en su reciente campaña por recibir asistencia de otros países.

En semanas reciente Corea del Norte ha subido de tono su retórica amenazadora y lanzado varios cohetes y misiles balísticos que se consideran actos de protesta contra los ejercicios militares que realizan anualmente Seúl y Washington. Pyongyang dice que esos ejercicios son preparativos para una invasión. Por su parte, los aliados dicen que los ejercicios son rutinarios y de naturaleza defensiva.

Pyongyang amenazó el domingo con realizar una cuarta prueba nuclear, aunque Seúl afirma que no hay señales de una detonación inminente.

Después del anuncio de Corea del Norte el domingo temprano de que realizaría ejercicios de artillería en siete zonas al norte del límite marítimo, Corea del Sur respondió que reaccionaría con fuerza.

Pyongyang dispara proyectiles de artillería y misiles al mar, pero es poco común que revele esos planes por adelantado. Wee Yong-sub, portavoz adjunto del Ministerio de Defensa de Corea del Sur, dijo que el mensaje de Pyongyang fue un intento "hostil" de subir de tono la tensión en la península.

La península de Corea permanece técnicamente en estado de guerra porque el conflicto de 1950-53 terminó con un armisticio y no un tratado de paz. Estados Unidos mantiene unos 28.500 soldados en Corea de Sur para disuadir una potencial agresión de Corea del Norte.