Egipto establece elección presidencial para mayo

La elección presidencial en Egipto se realizará a fines de mayo, anunció el domingo la comisión electoral, estableciendo finalmente fechas para una votación que se espera será ganada holgadamente por el exjefe militar de la nación que derrocó al presidente electo el año pasado.

La comisión electoral dijo que se espera anunciar los resultados el 5 de junio y si llegara a ser necesaria una segunda vuelta se realizará a la mitad del mes, anunciando los resultados a más tardar el 26 de junio.

El poderoso exjefe de las fuerzas armadas Abdul Fatá El Sisi, quien encabezó el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Morsi el verano pasado, anunció su intención de competir por el cargo y es esperada ampliamente su victoria, la cual restauraría una tradición de presidentes de extracción militar que tuvo siempre Egipto desde 1952 a excepción de un año.

Morsi fue retirado de la presidencia el 3 de julio entre protestas masivas exigiendo su renuncia y acusaciones de monopolizar el poder y mala administración, en medio de una gran cantidad de problemas económicos y sociales.

Las fuerzas militares, lideradas por El Sisi, intervinieron para remover a Morsi y respaldaron una agenda política que prometió elecciones presidenciales y parlamentarias.

Sin embargo, la división en el país creció con el derrocamiento de Morsi. Sus partidarios, en su mayoría islamistas y simpatizantes, han realizado manifestaciones casi todos los días exigiendo su reinstalación, describiendo su remoción por parte del ejército como un golpe de estado.

Grupos de jóvenes que inicialmente respaldaron el derrocamiento de Morsi se han vuelto cada vez más críticos del manejo de gobierno por parte de los militares luego de la gestión de Morsi, denunciando duras medidas de fuerza contra islamistas y disidentes. Han sido detenidos y asesinados varios miles de estudiantes debido a la violencia política desde la expulsión de Morsi.

Sin embargo, con una oposición sumamente dividida, El Sisi ha acumulado apoyo amplio entre un público cauteloso respecto a una insurrección. Desde el derrocamiento de Morsi ha aumentado la ola de ataques violentos de presuntos militantes islámicos contra la policía y fuerzas armadas, muriendo cientos de soldados. El gobierno interino culpa a la Hermandad Musulmana de Morsi de orquestar ola violencia, lo cual es negado por ese grupo.

El Sisi anunció el miércoles que renunciaba a las fuerzas armadas para competir por la presidencia: un requisito, ya que sólo pueden postularse civiles. Sin embargo, afirmó que seguirá trabajando "para luchar cada día por un Egipto libre de miedo y terror". La Hermandad y sus aliados han dicho que su candidatura al puesto únicamente incrementará la inestabilidad en el país.

___

La periodista de The Associated Press Laura Dean contribuyó a este despacho