Suecia: Suspenden juego tras muerte de aficionado

Un partido de la liga de fútbol de Suecia fue suspendido el domingo durante el primer tiempo después de que un seguidor del Djurgarden murió en un enfrentamiento entre aficionados en la sureña ciudad de Helsingborg.

La policía informó que el hombre fue encontrado "gravemente herido" en el centro de Helsingborg alrededor de las 2:30 de la tarde del domingo y fue llevado a un hospital, donde murió más tarde.

Medios locales dijeron que el aficionado del Djurgarden, de 44 años, había sido golpeado en la cabeza por un objeto. Hinchas rivales comenzaron a pelear antes del partido.

El encuentro entre Helsingborg y Djurgarden fue suspendido a los 41 minutos con el marcador 1-1. Los medios de comunicación suecos dijeron que hinchas enfurecidos del Djurgarden comenzaron a ocupar la cancha luego de que se corrió la voz de que el hombre había muerto.

Era la jornada inaugural de la temporada de la liga sueca, que se extiende de marzo a noviembre.

La policía no reveló la identidad del aficionado muerto e indicó que no ha habido detenciones relacionadas con el incidente.

"La familia Djurgarden está en duelo", señaló el club de Estocolmo a través de un comunicado. "No podemos describir en palabras cómo nos sentimos en este momento".

"Sentimos un enorme vacío", publicó el Helsingborg en su página de internet, agregando que el fútbol sueco está "unido en la lucha" contra la violencia.

La muerte ensombreció la ronda inicial de la temporada de la liga sueca. Políticos, jugadores y clubes exigen el fin de la violencia entre aficionados.

Los enfrentamientos de "hooligans" siguen siendo algo común en Suecia, pero esta es la primera muerte vinculada a este tipo de violencia desde 2002, cuando un joven de 26 años murió en Estocolmo durante choques entre aficionados del AIK y del Gotemburgo.

El sueco Fredrik Ljungberg, ex mediocampista del Arsenal, dijo a través de Twitter que la muerte del aficionado le "enfermaba".

Henrik Larsson, ex delantero de los equipos Celtic, Barcelona y Manchester United, jugó para Helsingborg en la liga sueca y ahora es el técnico del club Falkenberg de segunda división. El estratega dijo al diario Expressen que la violencia debe parar.

"Es hora de que hagamos algo al respecto", reclamó Larsson. "No podemos enviar a nuestros hijos a los estadios y que no vuelvan a casa".

El sueco Lennart Johansson, ex presidente de la UEFA, dijo que la violencia entre aficionados es asunto tanto de las autoridades de su país como del órgano directivo del fútbol europeo.

"Las fuerzas malvadas deben irse", dijo Johansson al Expressen. "Tenemos que contar con medidas más claras a través de una cooperación entre clubes, policía y autoridades".