Termina la pesadilla de los 76ers

Desesperados por atestiguar al fin un triunfo, los seguidores de Filadelfia no esperaron siquiera al final del partido. Se pusieron de pie para ovacionar a los 76ers cuando estaba por expirar el tercer periodo.

Luego, quedó claro que el equipo iba a ganar por primera ocasión en dos meses, y además por paliza.

Los 76ers dejaron atrás una racha de 26 derrotas consecutivas, con la que empataron un récord indeseable de la NBA, al aplastar el sábado 123-98 a los Pistons de Detroit.

La victoria impidió que Filadelfia impusiera una marca, con la peor seguidilla de derrotas en la historia de todo el deporte profesional de Estados Unidos.

"No es algo de lo que uno quiera formar parte", dijo el escolta de los 76ers, Michael Carter-Williams. "Así que es maravilloso haber ganado este partido".

Carter-Williams y Thaddeus Young anotaron 21 puntos cada uno por los 76ers, que ganaron por primera vez desde que se impusieron a Boston hace exactamente un par de meses. Triunfaron con una facilidad sorprendente, en un duelo en que tuvieron ventaja de incluso 32 puntos.

Asimismo, los 76ers pusieron fin a una seguidilla de 18 derrotas en casa, la cual se quedó a una de otro récord de la NBA.

Vapuleados una y otra vez durante su pésima racha, los 76ers vivieron una situación contrastante, al acumular 70 puntos en la primera mitad, su mayor cantidad en la campaña.

Sus 26 derrotas consecutivas igualaron las que sufrieron los Cavaliers de Cleveland en la temporada 2010-11. Empataron también el récord bochornoso de los Buccaneers de Tampa Bay en la NFL, que sufrieron 26 tropiezos consecutivos entre el 12 de septiembre de 1976 y el 4 de diciembre de 1977.

"Simplemente nos alegra ganar", dijo Young. "No creo que estuviéramos pensando en la racha o en algo así. Simplemente queríamos salir, ganar un partido de basquetbol y seguir haciéndolo".

También el sábado, Chris Paul totalizó 30 puntos y 12 asistencias para que los Clippers de Los Ángeles aseguraran su tercera aparición consecutiva en los playoffs, un récord de la franquicia, al imponerse 118-107 a los Rockets de Houston.

Jamal Crawford añadió 22 puntos a la causa de los Clippers, que rompieron a los Rockets una racha de cinco victorias en fila. Houston careció de dos de sus titulares, Dwight Howard y Pat Beverley, por lesiones.

Los Clippers perdían hasta por 15 puntos en la primera mitad, antes de recurrir a dos buenas rachas ofensivas para tomar la ventaja.

El entrenador Doc Rivers se mostró complacido por la forma en que su equipo respondió a la adversidad.

"Estamos aquí para ganar partidos, y nuestros chicos están madurando. Es estupendo", opinó.

Houston dio pelea durante buena parte de la segunda mitad antes de que triples consecutivos de Matt Barnes y Darren Collison colocaran el marcador en 114-101 al final del cuarto periodo.

No todo fue bueno para Los Ángeles, dado que Blake Griffin abandonó la cancha en el primer periodo por calambres en la espalda y no volvió. Glen Davis se perdió la segunda mitad por motivos disciplinarios, tras un berrinche en el segundo periodo.

Por los Rockets, el dominicano Francisco García jugó 8:28 minutos, con tres puntos, dos rebotes y una falta.

En otros partidos, los Spurs de San Antonio derrotaron 96-80 a los Pelicans de Nueva Orleáns, con 15 puntos del argentino Manu Ginóbili, para llegar a 17 triunfos seguidos, y el Heat de Miami apaleó 88-67 a los Bucks de Milwaukee, pese a jugar por segundo encuentro seguido sin Dwyane Wade.

Además, los Wizards de Washington superaron 101-97 a los Hawks de Atlanta, y los Mavericks de Dallas se impusieron 103-100 a los Kings de Sacramento.