Barco filipino evade guardacostas chino

Un barco del gobierno filipino burló un guardacostas chino y llevó alimentos y solados a un barco abandonado que las fuerzas filipinas usan como base para fortalecer las reclamaciones territoriales filipinas en el disputado Mar Meridional de China.

El incidente del sábado fue presenciado por periodistas que fueron invitados por las fuerzas filipinas a acompañarlos en la misión de reaprovisionamiento.

Fue un vistazo poco común a las tensiones y la determinación de las partes de seguir adelante con sus reclamaciones. La autoafirmación cada vez más fuerte de China ha alarmado a países más pequeños con reclamaciones territoriales en conflicto y es algo que preocupa a Estados Unidos, que tiene una postura neutral en las disputas pero compite con Beijing por influencia en la región.

Aproximadamente a una hora de camino del banco, un barco de los guardacostas chino con la identificación "1141" cruzó dos veces frente a la popa de la embarcación filipina, de menor eslora, en un intento por disuadirla de seguir su rumbo. Otro barco chino seguía de cerca al filipino.

Los chinos se comunicaron por radio con el barco filipino y le ordenaron que se detuviera. "Asume toda la responsabilidad y las consecuencias de sus actos", dijo la voz en inglés.

"Esto pertenecer a la República de las Filipinas", contestó el teniente de navío Ferdinand Gato, a cargo de la misión de reaprovisionamiento. "Estamos aquí para llevar vituallas a las tropas".

Los militares que iban a bordo saludaron al barco chino con la señal de paz.

El capitán filipino maniobró hacia las aguas de poco calado donde los barcos chinos no podían entrar para llegar al barco abandonado, el BRP Sierra Madre, que se ha convertido en un símbolo de la soberanía filipina en el remoto territorio.

Hong Lei, portavoz de la cancillería china, dijo que la acción filipina tuvo por fin "hacer más estridente" su reclamación de la zona y no cambiaba el hecho de que pertenece a China. Lei expresó en un comunicado que la incursión no afectaría la decisión de China de salvaguardar su territorio.

El 9 de marzo, varios barcos chinos bloquearon una misión de reaprovisionamiento al banco, llamado Ayungin por Filipinas.

Aviones militares filipinos han dejado caer alimentos y agua al menos dos veces desde entonces sobre el barco.

La confrontación fue presenciada por periodistas de The Associated Press y más de una docena de otros medios invitados a la misión para mostrar lo que Manila describió de "el abuso de China" en las aguas en disputa.

Cuando se acercaban al banco, uno de los marinos izó la bandera filipina en el navío de avituallamiento. Una vez dentro del banco, los marinos y la tripulación aplaudieron.

El barco llevaba unas 1 toneladas de alimentos, como arroz y comida enlatada, y agua, dijo Gato.

___

La redactora de la AP Louise Watt contribuyó a este despacho desde Beijing.