Decenas de miles acuden a festival hindú en Utah

Decenas de miles de personas se congregaron el sábado en el templo Sri Sri Radha Krishna en Spanish Fork, Utah, para el inicio del Festival de Colores anual que dura dos días.

Los juerguistas bailaron al ritmo de la música, practicaron yoga y arrojaron al aire almidón de maíz de colores cada hora durante el Festival Joli, una antigua fiesta religiosa hindú.

La gran mayoría de los participantes no son hindúes, sino mormones, reportó el diario Salt Lake Tribune (http://bit.ly/1inARs3). Miles de estudiantes de la cercana Universidad Brigham Young acuden al festival, que se espera atraiga a 70.000 personas.

El evento surge de una tradición hindú que celebra el final del invierno y el triunfo del bien sobre el mal.

"Es una oportunidad para que los jóvenes de la Iglesia Mormona vengan y celebren su espiritualidad sin consumo de alcohol ni drogas", dijo Caru Das, sacerdote del templo.

Das indicó que el evento se vive más como un concierto de rock que una ceremonia religiosa, sobre todo por contar con música en vivo. Con frecuencia él mismo sube al escenario para para exhortar al público a abrazar a extraños y no pensar en ellos mismos como ordinarios.

"Todos y cada uno de ustedes es adorable y brillante. Sin excepciones", dijo. "Este festival es para recordarles quiénes son".

Indra Neelameggham, una hindú que acude con regularidad al templo Sri Ganesha en South Jordan, dijo que no le molesta que jóvenes mormones participen en el festival.

"Este festival no tiene significado religioso. No hay oraciones ni ceremonias especiales vinculados a él", subrayó. "Ha evolucionado en la India --particularmente en el sur-- con los años y ahora tiene que ver más que nada con el turismo y la mercadotecnia, como le ha sucedido a la Navidad y al Día de Brujas".

Das agregó que el evento es espiritual y muchos de los presentes se sienten conmovidos, pero la fuerte presencia de jóvenes mormones no afecta al evento. El festival une a desconocidos en una experiencia en común, concluyó.