Kerry llega a París para diálogo con ministro ruso

Después de una semana de viajar por el Medio Oriente, el secretario de Estado John Kerry cambió de rumbo y llegó a París el sábado para dialogar con su homólogo ruso sobre la crisis en Ucrania.

A medio camino a casa proveniente de Riad, Arabia Saudí, Kerry hizo una escala en Shannon, Irlanda, para cargar combustible, cuando decidió cambiar el destino de su vuelo y se dirigió a la capital francesa. Kerry se reunirá con el ministro ruso del Exterior, Sergei Lavrov, el domingo por la tarde en la residencia del embajador de Rusia.

Kerry habló con Lavrov durante el viaje a Shannon después que el presidente Barack Obama y el mandatario ruso Vladimir Putin acordaron el viernes durante una conversación telefónica que sus cancilleres se reunieran para discutir una posible solución diplomática a la situación en Ucrania.

Una vez en París, Kerry podría también reunirse por separado con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius.

La portavoz del Departamento de Estado Jennifer Psaki confirmó el sábado la fecha y hora de la reunión entre Kerry y Lavrov.

Durante una conversación telefónica de una hora el viernes, Obama exhortó a Putin a retirar las tropas de su frontera con Ucrania. El líder de Rusia, que realizó la llamada, aseveró que el gobierno ucraniano está permitiendo que los extremistas intimiden a civiles con impunidad, algo que Ucrania insiste en que no ha sucedido.

La Casa Blanca y el Kremlin ofrecieron versiones marcadamente diferentes de la llamada, que ocurrió mientras Obama viajaba a Arabia Saudí. Las contrastantes interpretaciones de la conversación subrayan el abismo entre la manera en que Moscú y Washington perciben el creciente estancamiento internacional detonado por la anexión de Crimea a Rusia y su separación de Ucrania.

Funcionarios de la Casa Blanca describieron la conversación como "franca y directa" y agregaron que Obama exhortó a Putin a dar respuesta por escrito a una resolución diplomática a la crisis ucraniana que ha sido presentada por Estados Unidos. Obama exhortó a Moscú a que deje de enviar topas a su frontera con Ucrania, lo que ha generado preocupación en Kiev y Washington sobre una posible invasión rusa en el este de Ucrania.

El Kremlin, por otro lado, aseguró que Putin atrajo la atención de Obama hacia una "conducta violenta de extremistas" en Ucrania y sugirió "posibles medidas de la comunidad internacional para ayudar a estabilizar la situación" en Ucrania.

Kerry de antemano tenía que regresar a Europa el martes para una reunión con ministros de la OTAN y estaba considerando regresar a Medio Oriente para seguir presionando en rescatar las conversaciones de paz entre palestinos e israelíes. Los colaboradores de Kerry dijeron que la opción de ir a Israel, los territorios palestinos o Jordania sigue siendo una posibilidad.

Psaki informó el sábado que Kerry seguirá en contacto con Martin Indyk, el embajador estadounidense en Israel, y con el equipo negociador en Jerusalén y Ramala, Cisjordania, en caso de que Kerry necesite regresar a la región desde París antes del encuentro de la OTAN.

Kerry estuvo en Riad, Roma y La Haya con Obama esta semana pero viaja en su propio avión.

El miércoles, el funcionario estadounidense visitó de paso Amán, Jordania, para reunirse con el presidente palestino Mahmud Abás mientras Obama se hallaba en Bruselas. Kerry también sostuvo varias conversaciones con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu desde que partió de Washington el lunes pasado.