Persiste abuso de elefante en India, denuncia PETA

Un elefante de 14 años que vivía afuera de un templo en India y cuyo abuso fue denunciado hace dos años por el cantante Paul McCartney todavía vive en condiciones terribles, con grilletes en sus patas y sometido continuamente a golpizas, dijo el viernes una organización de defensa animal.

El gobierno de India ordenó que el elefante, llamado Sunder, regresara a la vida silvestre después de que McCartney dio a conocer el suplicio del animal durante un viaje al país en 2012.

Sin embargo, Vinay Kore, un político local, llevó a Sunder a casa pero lo encadenó fuera de una granja avícola, denunció la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA). El grupo también difundió un video que muestra al elefante en diciembre, retorciéndose de dolor y tratando de mantenerse de pie mientras alguien lo golpea con una vara.

Kore no pudo ser localizado para hablar al respecto, pero un empleado doméstico de Kore y quien sólo se identificó como Tara, confirmó que el paquidermo vive fuera de la vivienda.

"El elefante es mantenido en la granja de aves y está sano y bien", dijo Tara por teléfono.

Manilal Valliyate, director de asuntos veterinarios de PETA en India, comentó que los elefantes que son mantenidos en cautiverio doméstico enfrentan una vida triste. Muchos templos hindúes tienen a estos animales afuera de los templos para bendecir a los visitantes, pero los animales frecuentemente son maltratados.

"La forma como los elefantes son mantenidos y tratados en India viola casi todas las normas", agregó. "Sunder es sólo un ejemplo".

McCartney se conmovió por el maltrato a Sunder --que significa hermoso en Hindi-- cuando estaba afuera del templo Jyotiba en Kolhapur, a 380 kilómetros (240 millas) al sur de Mumbai. En julio de 2012 escribió una carta al Ministerio Forestal de India para denunciar el abuso.

Un portavoz del cantante no ha respondido a las solicitudes para comentar al respecto. El ex Beatle apoya a PETA desde hace mucho tiempo.