F1 en Malasia: Red Bull sigue penando

Red Bull volvió a experimentar dificultades el viernes con los sensores del flujo de combustible en las prácticas para el Gran Premio de Malasia, lo que planteó la perspectiva de otro enfrentamiento con las autoridades de la Fórmula Uno similar al que causó la descalificación del equipo en Australia.

Daniel Ricciardo fue excluido de los resultados en Melbourne después de terminar en segundo lugar debido a que los encargados de la carrera dijeron que Red Bull excedió el nuevo límite de flujo de combustible de 100 kilogramos por hora.

Red Bull culpó el hecho a una lectura defectuosa de los sensores de combustibles aprobados por la Federación Internacional de Automovilismo y apeló la descalificación

Los sensores en el auto de Ricciardo volvieron a fallar en Sepang, dijo el director de la escudería Christian Horner, y señaló una discrepancia con las propias lecturas del equipo.

En Melbourne, el equipo se mantuvo en su postura y rechazó la directiva de la FIA de que adhiriese a la lectura del sensor, por lo que fue descalificado.

Horner dijo que hablará con el director de la carrera Charlie Whiting si los problemas persisten el sábado, en la esperanza de evitar otro drama después de la carrera.

"Si no conseguimos sincronizar las lecturas, nos encontraremos en una situación comprometida pero que trataremos de resolver con la FIA", dijo Horner, "aunque nos hallaremos en el mismo dilema que en Melbourne".

"Tendremos esa conversación con Charlie y ojalá podamos acordar algo que sea sensible", agregó.

El fundamento de la apelación de Red Bull al fallo de Melbourne, que será ventilada el 14 de abril, es que los sensores estaban defectuosos y que el límite de 100 kilogramos por hora de flujo de combustible es una directiva técnica en vez de una regulación y por lo tanto no imponible.