Espanyol-Barsa, Madrid-Rayo y Athletic-Atlético

Apretada en un pañuelo durante 30 intensas fechas, la liga española encara las ocho últimas sin apenas certezas y toda la carne en el asador por parte de Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid, que, por ese orden, lideran la clasificación previo a la disputa de la jornada que arranca el sábado.

Sólo tres puntos, una victoria, separan a los candidatos que hace una semana vivían un orden muy distinto, con estado de ánimo acorde. Pero todo cambió el domingo con la victoria del Barsa por 4-3 en cancha del Madrid, que sufrió otro revés en la fecha entre semana, cayendo 2-1 en casa del Sevilla, y se encuentra ahora tercero con 70 puntos cuando soñaba con haber descolgado a los azulgranas a estas alturas de la carrera.

Enganchando al gran Lionel Messi, el equipo dirigido por el también argentino Gerardo Martino marcha segundo con 72 unidades, a solo un punto de diferencia del Atlético de su compatriota Diego Simeone, líder y aspirante a ganar el primer campeonato rojiblanco desde que, como futbolista, "El Cholo" liderara la consecución del doblete (liga y Copa del Rey) en 1996.

Sin apenas respiro y ante la disputa de los partidos de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, en que el Atlético visitará el martes al Barsa y el Madrid jugará el miércoles contra el Borussia Dortmund, la fecha liguera se presenta de lo más dificultosa para los ocupantes del podio.

La programación sabatina arranca con la visita de los azulgranas al estadio del vecino Espanyol. El rocoso equipo entrenado por el mexicano Javier Aguirre clasifica actualmente octavo y, además de poner palos en las ruedas del acérrimo rival ciudadano, ansia sellar prácticamente la permanencia en la primera división con una victoria que le sitúe por encima de los 42 puntos estimados como necesarios.

Los partidos de primera hora de la tarde no han sentado bien al Barsa, que ya perdió en ese horario contra Valencia y Valladolid en la competición liguera; curiosamente, el estadio periquito es de los pocos que se le resiste a Messi, quien nunca ha perdido en Cornellá-El Prat pero tampoco ha marcado gol en sus tres visitas. La estadística se pondrá a prueba con el gran momento que atraviesa "La Pulga", autor de siete goles en los últimos tres choques.

A los seguidores culés les preocupa más la lesión del arquero internacional Víctor Valdés, baja para lo que resta de temporada tras romperse la rodilla derecha, que la sequía de Messi en feudo blanquiazul; incluso que la irregularidad del brasileño Neymar, quien despertó de su letargo con dos goles en la victoria sobre el Celta de Vigo.

José Manuel Pinto, sustituto de Valdés, transmite poca confianza pese a sus buenos números: 12 victorias, un empate y dos derrotas con 11 goles encajados en 15 cotejos disputados esta temporada.

"Dijimos que sería el arquero de la final de la Copa del Rey (el 16 de abril contra el Madrid). Pues ahora tiene otras 13 finales más", declaró el jueves Martino, quien subrayó la importancia de "depender de nosotros".

El foco también se cierne bajo palos en Madrid, donde la titularidad de Diego López por encima del laureado Iker Casillas empieza a escocer. López no estuvo especialmente acertado contra Barsa ni Sevilla, encajando seis goles; y el vecino Rayo Vallecano, rival del sábado en lucha por evitar el descenso, viene lanzado tras acumular cinco fechas invicto.

En apenas cinco días el panorama se ha ensombrecido considerablemente para el equipo de Carlo Ancelotti que, a falta de media hora para el final del clásico, tenía al Barsa a siete puntos de distancia en la liga.

Los blancos han pasado de perseguido a perseguidor y transmiten síntomas de fatiga en la baja forma del organizador Xabi Alonso y persistentes molestias en la rodilla izquierda de Cristiano Ronaldo, quizás factores en el hecho de que Messi le haya recortado desventaja en la tabla de máximos cañoneros: 27 tantos del portugués por 22 del rosarino.

Contra el Rayo, Ancelotti podrá contar de nuevo con el argentino Angel Di María, eléctrico en banda izquierda, y el central Sergio Ramos, de vuelta ambos tras respectivas sanciones. Se espera también el resurgir de Gareth Bale, apagado en las dos últimas fechas.

"Diego López está bien. Jugará mañana. También Cristiano", confirmó Ancelotti, quien exigió "mayor concentración" contra el Rayo.

Los blancos no han estado a la altura en los cruces directos con equipos grandes, y entre ellos figura el Atlético, cuya regularidad, personificada en el goleador Diego Costa (24 dianas) es su mejor baza. Los de Simeone ganan los partidos por la mínima pero no ceden el pulso y dependen de sí mismos para ser campeones, con posible partido a todo o nada la última fecha en cancha del Barsa.

Su visita el sábado al estadio del Athletic de Bilbao, donde los locales solo han cedido tres empates y una derrota, se antoja harto complicada; pero los colchoneros avistan finalmente el premio a su gran campaña y son el único de los tres primeros que no debe mirar al retrovisor salvo en la tabla de posiciones, pues el arquero Thibaut Courtois ofrece plenas garantías sobre la cancha.

La 31ra fecha se completa con los partidos Celta de Vigo-Sevilla, Valladolid-Almería, Osasuna-Real Sociedad, Villarreal-Elche, Valencia-Getafe, Granada-Levante y Betis-Málaga.