Dictan pena de muerte contra cristiano en Pakistán

Un tribunal en Pakistán declaró culpable y sentenció a muerte a un hombre cristiano en un caso de blasfemia que provocó disturbios el año pasado en la ciudad oriental de Lahore, según el abogado defensor.

Naeem Shakir, abogado de Sawan Masih, dijo que un juez leyó el jueves el veredicto durante una audiencia en una prisión, donde se efectuó el juicio por temor a que el acusado fuera agredido cuando se le condujera al tribunal.

Shakir dijo que apelará la sentencia.

Aunque nunca se ha ejecutado a nadie en Pakistán por la ley contra la blasfemia, se sabe que turbas airadas se han tomado la justicia en sus propias manos y han dado muerte a los acusados.

Una vez presentada una acusación es extremadamente difícil revertirla, en parte debido a que la justicia no quiere parecer como benigna frente a los infractores.

Este tipo de justicia vengadora ha creado un clima de temor y ha obligado a los jueces a efectuar audiencias dentro de las prisiones y a impedir la presentación de testigos a favor de la defensa.

Numerosos activistas de derechos humanos afirman que la ley contra la blasfemia, que prevé la prisión perpetua o la pena capital, es mal utilizada para atacar a personas por venganza o por fines personales.

El incidente por el que fue emitida la sentencia comenzó el 7 de marzo del año pasado cuando un musulmán joven acusó a Masih de difamar al profeta Mahoma.

La policía arrestó a Masih, pero al día siguiente una turba saqueó el vecindario donde vivían el acusado y otros cristianos. La multitud descontrolada incendió casas y destruyó pertenencias de los afectados.

Por temor de su seguridad, centenares de familias cristianas huyeron del lugar durante la noche en antelación a los disturbios. Muchos han regresado desde entonces y reconstruyeron sus viviendas en el vecindario.

La policía arrestó a 83 personas implicadas en los disturbios, incluido al hombre que acusó a Masih, dijo el funcionario policial Rana Taseer Riaz, en Lahore.

Sin embargo, todas quedaron en libertad bajo fianza y a la fecha ninguna fue sentenciada, apuntó.

___

La periodista de The Associated Press, Rebecca Santana, en Islamabad, contribuyó a este despacho..