Ecuador acusa a CIDH de persecución

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos persigue a los gobiernos democráticos, afirmó el jueves el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, quien señaló que él país no acogerá el pedido de medidas cautelares formulado hace tres días por ese organismo para proteger al legislador de oposición Cléver Jiménez.

Jiménez y su asesor, Fernando Villavicencio, fueron sentenciados a 18 meses de cárcel por injurias contra el presidente Rafael Correa, mientras que al exdirigente de los médicos, Carlos Figueroa, le dieron 6 meses de prisión. Además, deben pagar en conjunto una indemnización de 145.000 dólares.

Los tres sentenciados acusaron a Correa en 2011 de delitos de lesa humanidad por ordenar el rescate militar del mandatario de un hospital de la policía, donde estuvo más de 10 horas tras una revuelta policial que dejó muertos y heridos.

En rueda de prensa, Patiño expresó que la Comisión "es una institución politizada que pretende perseguir a gobiernos democráticos que no obedecen ciertos lineamientos, y si ellos toman actitudes políticas, nosotros les daremos respuestas políticas".

"No nos vamos a prestar para un show político que quiere la CIDH. Somos un Estado respetado a nivel internacional", destacó.

En la Comisión "creen que todos los años van a perturbar al Estado ecuatoriano para tratar los temas de la libertad de expresión", añadió. "Tienen obsesión por molestar al Ecuador con este tema, no por la libertad de expresión, la cual nosotros sí defendemos y respetamos. Se creen con derecho de movilizar al Estado ecuatoriano, de poner a todos los funcionarios a organizar las audiencias".

El secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, destacó que "para la Comisión es violatorio a la libertad de expresión el hecho de que Jiménez sea demandado por acusar al presidente (Correa) de genocida, eso dice la Comisión, con lo cual expresa su total ignorancia".

Añadió que "libertad de expresión no es la libertad de insultar y comparar a Correa con Hitler".

Jiménez y Figueroa se encuentran en algún punto de la selvática provincia de Zamora Chinchipe, de donde es oriundo el legislador, mientras que Villavicencio está en Estados Unidos desde hace varias semanas.

Tras la sentencia final contra los tres, la policía busca en el Ecuador y en el extranjero a Jiménez y los otros dos sentenciados, informaron las autoridades.

Correa había dicho que "este es un paso más para la desacreditación del Sistema Interamericano de los Derechos Humanos, porque por ningún lado la Comisión tiene atribuciones para dictar medidas cautelares, pero si las tuviera, es el colmo que trate de revertir una sentencia de un país soberano, se acabó la soberanía".

La CIDH otorgó el lunes medidas cautelares a los tres sentenciados en las que pidió a Ecuador suspender inmediatamente la sentencia emitida el 14 de enero del 2014.

Correa rechazó el fin de semana que su gobierno persiga políticamente a Jiménez.