Texas debe revelar proveedor de fármacos

Un juez estatal ordenó el jueves a la agencia de prisiones de Texas revelar el nombre de su proveedor de un nuevo lote de fármacos para ejecución a los abogados de dos reos cuya ejecución está agendada.

El fallo del juez de Austin ocurrió un día después de que los abogados de dos reos del pabellón de la muerte presentaron una demanda contra el Departamento de Justicia Penal de Texas exigiendo esa información. No está claro de momento si la agencia cumplirá el mandato o lo apelará.

La agencia de prisiones perdió a su proveedor el año pasado después de que se publicó el nombre de la farmacia y ésta recibió amenazas. Funcionarios de prisiones sostienen que debe mantenerse en secreto la fuente del nuevo suministro de fármacos para proteger al nuevo proveedor.

La demanda contra la agencia estatal asevera que los reclusos no pueden evaluar el riesgo resultante para ellos al ser sometidos a dolor cruel, lo cual es inconstitucional.

Los abogados de los asesinos convictos Tommy Lynn Sells y del mexicano Ramiro Hernández Llanas presentaron la querella judicial exigiendo al Departamento de Justicia Penal de Texas el nombre del proveedor de pentobarbital, el sedante que utiliza el estado en ejecuciones letales.

Las ejecuciones de Sells y Hernández están agendadas para el 3 y 9 de abril, respectivamente. Sells fue condenado por cortar la garganta de dos muchachas en 1999 en un a casa cerca de Del Río; una de las jóvenes murió. Hernández fue condenado por matar a golpes a un hombre en 1997, quien era propietario de la hacienda donde trabajaba cerca de Kerrville.

"El tiempo es verdaderamente la esencia", dijeron los abogados de los reos en su demanda. "Sin información sobre de dónde provienen los fármacos, y la pureza, potencia e integridad de esos fármacos, ni el señor Hernández Llanas ni el señor Sells pueden evaluar el riesgo de dolor cruel e inusual al que los someterán sus ejecuciones, en violación a la Octava Enmienda".

El suministro actual de pentobarbital utilizado para ejecuciones letales en Texas expira el 1 de abril. Funcionarios de prisiones dijeron la semana pasada que tienen un suministro nuevo, pero que por razones de seguridad no revelarían el nombre del proveedor.

La oficina del secretario de Justicia estatal ha dicho antes que la información debería ser pública y está esperando los argumentos de la agencia sobre por qué deberá cambiarse la política.