Forense: Muerte de Berezovsky es inexplicable

La muerte de Boris Berezovsky sigue siendo inexplicable, dijo el jueves un forense británico, ya que no es posible determinar más allá de una duda razonable si el magnate ruso autoexiliado y adversario del presidente Vladimir Putin fue asesinado o se suicidó.

Berezovsky, de 67 años, fue encontrado en el piso de un baño de la casa de su exesposa en el sur de Inglaterra en marzo de 2013. Tenía un pañuelo alrededor del cuello.

El forense Peter Bedford registró un veredicto "abierto", inconcluso.

"No estoy diciendo que el señor Berezovsky se suicidó. No estoy diciendo que el señor Berezovsky fue asesinado", señaló Bedford en el edificio del ayuntamiento en Windsor, al oeste de Londres. "Lo que estoy diciendo es que la carga de la prueba establece un estándar tan alto que me es imposible decir (si fue una u otra cosa)".

En Gran Bretaña se realizan investigaciones para determinar los hechos en todos los casos de muerte violenta o inexplicable. Pero el veredicto irresoluto no hará nada para detener las conjeturas que rodean la súbita muerte de Berezovsky.

Empleados y asociados dijeron durante la indagatoria de dos días que Berezovsky --antes una figura extravagante y extrovertida-- se había vuelto severamente depresivo y hablaba de suicidio después de perder una batalla jurídica multimillonaria en 2012 con el multimillonario Roman Abramovich sobre acciones en una compañía petrolera rusa.

Una experta forense, Sarah Tarrant, dijo que exámenes toxicológicos que se le aplicaron hallaron rastros de medicamentos recetados, entre ellos remedios para el insomnio y la depresión, pero ningún indicio de nada que pudiera haber contribuido a su muerte.

Un patólogo, el doctor Simon Poole, dijo que las heridas de Berezovsky eran características de un ahorcado y que no había indicios de lucha. Agregó que no halló heridas defensivas pese a una intensa búsqueda.

Pero Bernd Brinkmann, un experto en ahorcamiento y asfixia, dio una opinión contraria: dijo que él pensaba que Berezovsky fue estrangulado por alguien que después hizo parecer que se trató de un ahorcamiento. Indicó que marcas en el cuello del cadáver y la coloración de su rostro eran inconsistentes con muerte por ahorcamiento.

Berezovsky, matemático que llegó a ser concesionario de Mercedes-Benz, amasó su fortuna durante la caótica privatización de bienes estatales rusos a principios de la década de 1990. Más adelante perdió la simpatía de Putin y se mudó a Gran Bretaña en el 2001.

Elizaveta Berezovskaya, hija de Berezovsky, dijo que, días después de que terminó el caso en la corte, su padre pensaba que había sido envenenado, pero la familia llegó a la conclusión de que estaba deprimido.

Berezovskaya dijo que después de la muerte de su padre ella aceptó que él se había suicidado, pero posteriormente comenzó a dudar.

"Siempre fue un blanco", afirmó. "Mi padre era una figura política muy importante".