Mercedes, otra vez el equipo a vencer en Malasia

Nico Rosberg es el líder del campeonato de Fórmula 1 pero Lewis Hamilton sigue siendo el favorito de los apostadores para llevarse el título y el británico dijo el jueves que está disfrutando la oportunidad de sacar el máximo provecho de su compañero en el Gran Premio de Malasia que se corre este fin de semana.

Rosberg ganó la primera carrera de la temporada mientras que Hamilton abandonó al principio debido a un problema en el motor, con lo que se abrió una brecha de 25 puntos entre los dos pilotos que se espera peleen el campeonato.

"Es una gran desventaja", dijo Hamilton el jueves. "Cuando pierdes 25 puntos tienes mucho que corregir. Me gusta mucho perseguir, así que quizá me hizo un favor".

Rosberg, quien este fin de semana tratará de igualar la marca de su padre Keke, que logró cinco triunfos en la F1, reconoció que Mercedes otra vez será el equipo a vencer en el circuito de Sepang el lunes.

"Hay posibilidades de que terminemos en los primeros sitios", dijo Rosberg. "Sin duda es posible que logremos otro buen resultado aquí".

Entre quienes persiguen a los líderes destaca Red Bull, que está en la curiosa posición de recibir elogios pese a que en Australia no consiguieron puntos.

El cuatro veces campeón de la F1 Sebastian Vettel se retiró al principio debido a problemas con el motor pero su nuevo compañero Daniel Ricciardo llegó en segundo pero más tarde fue descalificado porque se descubrió que el equipo superó el límite permitido de combustible. Red Bull apeló la decisión.

El desempeño del auto sorprendió al equipo, que se preparaba para lo peor después de la gran cantidad de problemas técnicos que sufrió durante la pretemporada y Vettel dijo que el equipo puede recuperarse en Sepang, donde Red Bull ha ganado tres de las cuatro últimas carreras.

Sin embargo, el piloto alemán sabe que puede requerir de la ayuda de los elementos. "Aquí todo es posible. No me molestaría un poco de lluvia porque Daniel mostró en Melbourne que el auto es veloz en la lluvia".

El Gran Premio de Malasia se presenta como una prueba a la confiabilidad de los motores. Aunque los detractores del motor híbrido V6 se equivocaron al predecir que no podía fiarse de ellos ya que dos tercios de los competidores finalizaron la carrera, el intenso calor y humedad de Sepang, junto con dos prolongadas rectas, podrán mucha presión sobre los trenes motrices.