Obama insta a Europa a retomar sus ideales

En lo que calificó como un "momento de prueba" mundial, el presidente Barack Obama instó el miércoles a los europeos a comprometerse de nuevo con los ideales de libertad y dignidad humana ganados en la guerra, y declaró que la gente que expresa esos valores terminará por prevalecer en Ucrania.

Después de trazar un marco histórico de los grandes enfrentamientos globales del siglo pasado y más allá, Obama dijo que los jóvenes que nacen hoy llegan a un mundo con menos conflictos y mayor libertad que en cualquier otro momento de la historia, a pesar de que no se aprecie plenamente. Instó a la alianza de 28 países reunidos en la OTAN a honrar sus compromisos con la seguridad colectiva que ha fomentado la prosperidad en las décadas que han trascurrido desde el fin de la Guerra Fría.

"No debemos olvidar nunca que somos herederos de una lucha por la libertad", dijo Obama, quien agregó que la crisis de Ucrania no tiene ni respuestas fáciles ni una solución militar. "Pero en este momento, tenemos que hacer frente al desafío a nuestros ideales, a nuestro propio orden internacional, con fuerza y ??convicción".

Echando mano de luchas modernas como los derechos de los homosexuales, así como de la violencia con tintes étnicos y las guerras mundiales de una época pasada, Obama trató de establecer una conexión entre el experimento de la democracia estadounidense y la sangre derramada por los europeos que buscan consolidar su propio derecho a la libre determinación.

"Vengo aquí hoy para decir que nunca debemos dar por sentado el progreso que se ha ganado aquí en Europa y avanzado en todo el mundo", dijo Obama.

De hecho, la Europa a la que se dirigió el mandatario estadounidense el miércoles no da nada por sentado.

La incursión del presidente ruso Vladimir Putin en la región ucraniana de Crimea ha sacudido la calma en el continente. En desafió a la comunidad mundial, Moscú se anexó esa península este mes, lo que avivó los temores entre otros vecinos de Rusia mientras Europa se sumía de nuevo en una mentalidad de enfrentamiento entre Este y Oeste, algo que muchos creían había quedado atrás al final del siglo pasado.

"Si los dirigentes rusos mantienen su curso actual, juntos nos aseguraremos de que este aislamiento se profundice", dijo Obama. Al mismo tiempo, reconoció que la fuerza militar no sacaría a Rusia de Crimea ni prevendría nuevas invasiones, con lo que instó a combinar la presión y una puerta abierta a la diplomacia como el camino hacia la paz.

En su intervención en un centro cultural en Bruselas, Obama trató de dar forma a un tema unificador para un viaje al extranjero cuyos propósitos originales han quedado eclipsados ??por el frenesí de maniobras diplomáticas a raíz del conflicto con Rusia. En sus paradas hasta ahora en Holanda y Bélgica, Obama ha tratado de coordinar la respuesta de Europa y Estados Unidos a Putin, a pesar de los recelos de algunos europeos acerca de promulgar sanciones contra Moscú que podrían ser contraproducentes y la reticencia de la opinión pública estadounidense a que Washington se involucre en otro conflicto lejano.

Por la noche Obama llegó a Roma, donde se reunirá con el papa Francisco y líderes políticos italianos.

El asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, dijo que el papa ha inspirado a Obama por la manera en que ha motivado a la gente en todo el mundo con sus mensajes de inclusión e igualdad. Añadió que el mandatario planea expresar su aprecio por el liderazgo de Francisco.

Obama partirá de Italia el viernes con rumbo a Arabia Saudí, su última escala en el viaje de una semana.