Paraguay paralizado por huelga nacional

Paraguay fue paralizado el miércoles por una huelga general convocada por seis centrales obreras con el apoyo de organizaciones campesinas, en protesta contra el plan de privatizaciones del gobierno del presidente Horacio Cartes.

Los organismos estatales abrieron sus puertas pero con personal reducido. La Policía no informó de incidentes graves.

Aldo Snead, líder de la central Unitaria de Trabajadores, dijo que no hubo clases en las escuelas públicas y privadas, y que la mayoría de las tiendas de Asunción y del interior no atendieron al público.

"La huelga tuvo un acatamiento del 80% porque no hubo transporte público ni servicio de taxis", dijo Snead.

Teodolina Villalba, presidenta de la Federación Nacional Campesina, dijo a The Associated Press que a la capital llegaron unos cuatro mil compañeros para reclamar al gobierno fuentes de trabajo, mejor atención de la salud y la educación.

"En el campo existe ausencia del Estado. Los pequeños productores necesitamos asistencia técnica, créditos blandos y mercado para la colocación de nuestro producto. Somos avasallados por la agricultura mecanizada con enormes plantaciones de soja que, en forma colateral, nos perjudica porque con sus fumigaciones sin control contaminan el suelo y el aire", añadió Villalba.

El ministro de Hacienda, Germán Rojas, justificó las reformas económicas porque "modernizar el estado y crear las condiciones para que haya fuentes de trabajo tiene un costo estimado en 30.000 millones de dólares. Ese dinero no existe. Entonces, la única forma de conseguirlo es a través de las inversiones extranjeras".

Sin embargo, el presidente Cartes emitió un comunicado reconociendo "la legitimidad de la mayoría de los reclamos, que son postergaciones históricas".