AP Fotos: Rodeo, evento de larga tradición en Cuba

Hombres con bigotes y chivita, luciendo sombreros de ala ancha y zahones de cuero conversan entre el polvo, toman cerveza o hablan por sus teléfonos celulares. Una mujer le ajusta delicadamente la corbata a un nervioso adolescente que se apresta a montar un agitado potro bravío.

De repente ingresa a la arena un hombre a caballo que se tira hacia un ternero y lo derriba.

El festival anual internacional de rodeo de ocho días es mitad fiesta mitad exhibición de cualidades en las faenas de los campos ganaderos. Parece un evento típico del oeste estadounidense. Pero tiene lugar en Cuba, donde es una verdadera tradición.

"Usted sabe que el deporte de los cubanos es la pelota. Y en segundo lugar están los estadios de rodeo", comentó Teresa González, la encargada de llevar las estadísticas de esa actividad. "Cada vez que hay un rodeo, en todo el país, los estadios se llenan".

Los rodeos, populares en todo el continente americano, fueron creados para mostrar las aptitudes de los vaqueros de España y el Nuevo Mundo.

Los aproximadamente 60 competidores que hubo en el evento, parte de la Feria Internacional Agroindustrial de Rancho Boyeros, eran oriundos mayormente de Cuba, aunque también hubo colombianos, costarricenses, mexicanos y panameños.

En Cuba se mantienen muchas tradiciones de los colonizadores españoles y el rodeo incluye eventos como la doma de toros, competencias de lazo, carreras con barriles y otras actividades osadas.

Entre competencia y competencia dos jinetes recorren la arena a caballo, uno parado sobre la montura mientras su compañero se tira hacia un costado, sosteniéndose con una mano del borrén de la montura.

El momento más extravagante llegó cuando los jinetes le hacían hacer pasos de baile a sus caballos al ritmo de la música. El ganador fue un animal que bailó reggaetón. El animal meneó sus cuartos traseros imitando los contorneos de ese baile.

Familias enteras presenciaron el espectáculo con las piernas colgando de las graderías, debajo de una malla negra que protegía de los rayos del sol.

"Los eventos como este son importantes porque se trata de una feria anual donde participan los mejores de la especialidad", dijo González. "No se podía caminar en las calles porque era mucha la cantidad de público allá".

___

La corresponsal de AP Anne-Marie García colaboró en este despacho.

___

Peter Orsi está en Twitter como www.twitter.com/Peter_Orsi