Satélite ubica objetos que podrían ser de avión

Un satélite francés que inspecciona un sector del Océano Indico en busca de vestigios de un avión perdido halló un cúmulo de 122 objetos flotando sobre las aguas, informó el miércoles el ministro de defensa Hishammuddin Hussein que calificó el hallazgo como "la pista más creíble que tenemos".

El ministro también manifestó exasperación por las críticas encendidas de los familiares en China de los pasajeros desaparecidos, que despotricaron contra el gobierno de Malasia y funcionarios de la aerolínea el mismo miércoles en Beijing. Unos dos tercios de los pasajeros son chinos, y Hishammuddin dijo que los familiares chinos "deben comprender asimismo que nosotros en Malasia también hemos perdido a nuestros seres queridos, como también muchas otras naciones".

En el 19no día de la búsqueda del Vuelo 370 de Malaysian Airlines, las imágenes satelitales más son las primeras en sugerir que todo un conjunto de restos del avión podrían estar flotando en el sur del Océano Indico, aunque todavía no se han identificado. Antes, un satélite australiano detectó dos objetos grandes y un satélite chino divisó uno.

Los tres hallazgos fueron aproximadamente en la misma área, al sudoeste de Australia, donde se efectúa una búsqueda multinacional desde hace días.

Las nubes oscurecieron las más recientes imágenes de satélite, aunque pueden verse docenas de objetos en los resquicios, que van desde un metro (3 pies) de largo hasta 23 metros (76 pies). En una conferencia de prensa en Kuala Lumpur, Hishammuddin dijo que algunos "parecían brillantes, lo que posiblemente indica materiales sólidos".

Las imágenes fueron tomadas el domingo y fueron distribuidas por Defensa y Espacio de Airbus, una división del Grupo Airbus de Europa, que incluye la operación de satélites y satélites de comunicaciones. La compañía dijo en una declaración que ha movilizado cinco satélites de observación, incluso dos que pueden tomar imágenes de muy alta resolución, para ayudar a localizar el avión.

Varios objetos flotantes fueron divisados en el área desde aviones, incluso el miércoles, cuando la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima dijo que se divisaron tres objetos más. Esa agencia dijo que dos objetos vistos desde un avión civil parecían sogas, y que un avión militar neocelandés vio un objeto azul.

Pero ninguno de los objetos fue divisado en un segundo sobrevuelo, una frustración que se ha repetido varias veces en la búsqueda del avión que desapareció el 8 de marzo con 239 personas a bordo.

Las autoridades australianas no aclararon si recibieron las imágenes francesas a tiempo para que los aviones de búsqueda se dirigieran al lugar, ni respondieron reiterados mensajes telefónicos en que se les recabó información.

La búsqueda se reanudó el miércoles después que intensos vientos y un oleaje furioso obligaron a una pausa el martes. Un total de 12 aviones y cinco barcos de Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda participan en la búsqueda, con la esperanza de hallar alguna parte del avión que pueda ofrecer una evidencia tangible de que se precipitó al mar y alguna pista para hallar los demás restos.

Malasia anunció el lunes que un análisis matemático de las últimas señales de satélite procedentes del avión demuestran que se cayó al mar y que murieron todos sus ocupantes.

Malasia ha sido criticada por el modo en que manejó la búsqueda, aunque se trata de uno de los grandes misterios en la historia de la aviación. Gran parte de las críticas provinieron de familiares de los 153 pasajeros chinos, algunos de los cuales manifestaron indignación de que Malasia hubiese declarado que sus seres queridos estaban muertos sin haber extraído una sola pieza de los restos.