Funcionarios: Senado consideró uso de telefónicas

La Comisión de Inteligencia del Senado consideró en secreto hace tres años alternativas frente a la compilación y almacenamiento de vastas cantidades de archivos telefónicos de estadounidenses a cargo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) aunque al final las rechazó, según funcionarios.

Una de las opciones, esbozada en un análisis secreto de 2011 de la NSA y revisada en detalle durante sesiones a puerta cerrada de la comisión, era similar a la que propugna ahora el presidente Barack Obama: que el gobierno deje de hacer la enorme compilación de archivos telefónicos de estadounidenses y en su lugar solicite a compañías telefónicas que busquen en sus archivos los enlaces terroristas.

Después de revisar el análisis de 2011 de la NSA, supervisores del Senado decidieron no avanzar hacia ninguna disposición alternativa, dijeron a The Associated Press funcionarios enterados de la revisión pero que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones sobre el informe secreto.

El documento de 2011 es importante porque en los últimos tres años no ha habido muchos cambios --operacionalmente-- en el programa de archivos telefónicos de la NSA. Lo que ha cambiado es que los estadounidenses conocen ahora el alcance de la operación de espionaje masivo antes secreto y están inconformes con lo que consideran como una intrusión a su integridad personal.

La decisión de Obama de proponer cambios al programa no se debe a que crea que el programa haya tenido deficiencias, sino porque necesita recuperar la confianza de la ciudadanía estadounidense.

"Quiero destacar nuevamente que hay salvaguardas contra algunos de los peligros en los que la gente conjetura sobre la información a gran escala", declaró el martes Obama en Holanda al término de una cumbre sobre seguridad nuclear.

"Sin embargo, reconozco que la gente estaba preocupada sobre lo que pudiera ocurrir en el futuro con los enormes volúmenes de información", apuntó.

La compilación masiva de archivos telefónicos de estadounidenses está autorizada en la sección 215 de la ley antiterrorista Patriot Act.

Cuando el programa fue sometido a reautorización en 2011 fue objeto de un intenso debate a puerta cerrada entre integrantes de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo el senador Jay Rockefeller, que es uno de los miembros.

La mayoría de los miembros de la comisión decidieron que al sistema actual en el que la NSA almacena los archivos telefónicos era mejor que las propuestas alternativas, declaró Rockefeller, demócrata de Virginia Occidental.

"Es la única opción", dijo Rockefeller. Cambiar la custodia única de los archivos a las compañías telefónicas sería "desastroso", agregó.

___

Contribuyó a este despacho el periodista de The Associated Press, Bradley Klapper.