Hallan en Arizona posibles restos prehistóricos

Unos restos humanos encontrados el año pasado cerca de Colorado City pudieran ser de un amerindio de hace por lo menos 1.800 años, algo que según las autoridades es poco común.

Unos niños que escalaban con su madre en las colinas de las afueras de Colorado City cerca de la frontera entre Arizona y Utah descubrieron los restos en noviembre pasado. La policía del condado Mohave envió los restos a un médico forense, que los envió a su vez a Amy Kelly-McLaughlin, antropóloga de Flagstaff quien dijo a las autoridades que los restos parecían ser de un hombre prehistórico.

Kelly-McLaughlin dijo que supo de inmediato que los restos eran prehistóricos sobre la base de la pigmentación de los huesos debido al lugar donde fueron encontrados y del fuerte desgaste de los dientes, dijo.

"En mi experiencia no es extraordinariamente raro, pero no ocurre todos los días", dijo el martes la antropóloga, quien agregó que comenzará a llamar a las tribus que tienen vínculos con la zona para determinar si alguna tiene un interés jurídico en los restos.

Una de las tribus más cercanas son los kaibab paiute, que tienen una reservación de casi 49.000 hectáreas (121.000 acres) en la zona llamada Arizona Strip, unos 80 kilómetros (50 millas) al norte del Gran Cañón. La antropóloga también contactará a los hualapai, cuya reservación está junto al extremo sur del Cañón, y posiblemente a los hopi y otras tribus del sur de Utah.

El lugar donde encontraron los restos indica que el hombre pudiera haber sido de una tribu nómada, agregó. "Es posible que hayan estado migrando en los alrededores y alguien falleció y lo enterraron en el lugar", dijo Kelly-McLaughlin.

Los niños que hallaron los restos dijeron que primero vieron un hueso salido de la tierra y pensaron que podía ser de un animal, según el informe de la policía de Mohave. Cuando cavaron, encontraron una calavera. Los restos estaban acompañados de objetos funerarios rotos.

Kelly-McLaughlin dijo que escucha de descubrimiento de restos prehistóricos en zonas no asociadas con cementerios una vez al año o cada 18 meses. "Hay que tomar las medidas necesarias, hacer lo correcto y entregar los restos a la tribu amerindia adecuada", dijo.

En junio pasado, las obras de construcción de una carretera que lleva al Grand Canyon Skywalk, una pasarela de vidrio que recorre el Gran Cañón a unos 1.300 metros de altura, fue detenida cuando encontraron un pequeño grupo de huesos cerca del borde de la vía. Deborah Stevens, portavoz de la Oficina de Administración de Tierras, informó el martes que se determinó que los huesos son prehistóricos. Funcionarios federales trabajaron con la tribu hualapai para volver a enterrar los restos en julio y desviar la carretera, dijo.

Los pueblos amerindios y otros usaron la zona durante miles de años para labores agrícolas, de caza, ceremonias y otras actividades.