Barbados busca abolir la pena de muerte

La isla caribeña de Barbados planea abolir su pena capital obligatoria para los reos que han sido declarados culpables de homicidio, una sentencia que el gobierno no ha aplicado en tres décadas.

A pesar de la existencia de la ley, ningún asesino ha sido ejecutado en Barbados desde 1984, pero de todas formas el procurador general Adriel Brathwaite dijo a reporteros el martes que la pena automática debería ser eliminada formalmente. Indicó que el gobierno está preparando una legislación para retirar la cláusula que impide a los jueces tomar en cuenta las circunstancias en que se cometió el homicidio u otros factores que podrían mitigar la pena.

Brathwaite espera que haya considerable oposición del público al cambio debido a que mucha gente en Barbados "siente que, una vez que cometes un asesinato, debes pagar con tu vida".

"Sé que habrá una batalla pero... creo que ése (la suspensión de la pena obligatoria) es un mejor camino para el país", afirmó, al tiempo que dijo que el gobierno invitará a los isleños a un diálogo público sobre el tema.

Desde hace tiempo, grupos defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional han criticado la pena capital obligatoria de la isla caribeña como demasiado dura y violatoria del derecho internacional. En Trinidad y Tobago hay una ley similar de pena de muerte obligatoria para los asesinos convictos, pero en ese país isleño tampoco se ha ejecutado a nadie desde 1999.

A pesar de que la pena capital está en los libros de leyes en varias islas caribeñas angloparlantes y las encuestas indican un fuerte respaldo a esta forma de hacer justicia, es inusual que se ejecute a alguien en la región. La más reciente fue en St. Kitts & Nevis en 2008, cuando Charles Laplace fue ahorcado por matar a su esposa. Esa fue la primera aplicación de la pena de muerte en la región fuera de Cuba desde otra en las Bahamas en 2000.

Desde hace tiempo, algunos políticos de excolonias británicas se han quejado de que el Consejo Privado del Reino Unido, el tribunal de apelaciones de mayor instancia para muchos países del Caribe, ha obstaculizado sus intentos por ejecutar a asesinos. La Corte de Justicia del Caribe, de corte regional, es el máximo tribunal de apelaciones para Barbados, Belice y Guyana.

La pena capital fue abolida hace décadas en la República Dominicana, un país hispanoparlante, y no se utiliza en las dependencias francesas, británicas ni holandesas en el Caribe. La oposición religiosa y cultural a las ejecuciones tiene fuerte influencia en Puerto Rico, estado libre asociado de Estados Unidos, donde los jurados suelen rechazar las solicitudes de los fiscales federales para ejecutar a un reo.

___

David McFadden está en Twitter como: http://twitter.com/dmcfadd