Aumentarán los muertos en alud de Washington

El número de 14 muertos por un gran alud en el estado de Washington previsiblemente aumentará a medida que los equipos de rescate siguen registrando el lodo y los escombros, mientras la lluvia complica las labores tanto en tierra como el aire.

"Creemos que el número aumentará durante el día", dijo el martes el jefe de los bomberos del condado de Snohomish, Travis Hotsy.

Decenas de personas siguen desaparecidas. Las autoridades examinan una lista de 176 personas que potencialmente podrían haber desaparecido, aunque muchos de esos nombres seguramente son duplicados y creen que la cifra disminuirá.

El director de los servicios de Emergencia del Condado de Snohomish, John Pennington, dijo que las autoridades esperan tener una lista actualizada el martes por la noche.

El alud del sábado destruyó una pequeña población situada a 88 kilómetros (55 millas) al noreste de Seattle, abatiendo más de 20 casas e hiriendo gravemente a varias personas.

Desde el principio, los equipos de rescate en tierra han encarado condiciones peligrosas e imprevisibles al recorrer el barro movedizo que en algunos lugares tenía una profundidad de 5 metros (15 pies). Algunos quedaron atrapados hasta las axilas en el barro.

Un científico que documentó el alud en la colina que cedió había advertido en 1999 en un informe entregado al Cuerpo de Ingenieros del Ejército Estadounidense del "potencial de una falla catastrófica", dijo el lunes el diario The Seattle Times.

El informe fue escrito por el geomorfologista Daniel Miller y su esposa, Lynne Rodgers Miller. "Sabíamos que ocurriría en algún momento , dijo Daniel Miller al diario.

El director del condado de Snohomish, John Lovick, y el director de Obras Públicas, Steve Thomsen, dijeron el lunes por la noche que no estaban al tanto del informe de 1999. "Un alud de esta magnitud es muy difícil de pronosticar", dijo Thomsen al The Times. "No hubo indicios, ninguno en absoluto".

___

Le contribuyó desde Seattle.