Catar critica a Irak y Egipto

El jefe de gobierno de Catar censuró el martes al gobierno de Irak de mayoría chií y a las autoridades egipcias durante la sesión inaugural de una cumbre árabe en Kuwait, en una actitud que probablemente añadirá más tensiones a la región.

Las críticas del jeque Tamim bin Hamad bin Khalifa Al Thani no fueron la única manifestación de diferencias entre los árabes.

El representante de la oposición siria denunció que no le concedieron la banca de Siria, como ocurrió en la cumbre del año pasado. Y el heredero al trono de Arabia Saudí, príncipe Salman bin Abdel-Aziz, que representa al rey Abdulá, se manifestó intrigado por esa situación.

Durante la sesión inaugural, varios oradores criticaron enérgicamente las políticas israelíes. El director de la Liga Arabe, Nabil Elarabi, afirmó que la ocupación israelí "equivale al sistema del apartheid. Es el último bastión del colonialismo en el siglo XXI y atenta contra el progreso de la historia".

Por su parte, el príncipe Salman dijo que las políticas israelíes "socavan toda esperanza de un acuerdo pacífico, incluso la construcción de asentamientos judíos".

El gobernante catarí también criticó a otros líderes árabes por no acatar una propuesta de su país de hace un año para establecer un fondo de 1.000 millones de dólares para ayudar a los residentes árabes en el este de Jerusalén y afirmó que su pequeño reino cumplirá con los 250 millones de dólares que prometió.

Una resolución de crear el fondo fue adoptada en la cumbre árabe del año pasado en Catar.

El jeque Tamim también renovó su llamamiento a una pequeña cumbre árabe para tratar de resolver diferencias entre el grupo miliciano Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, y el grupo Fatah, respaldado por occidente, en Cisjordania. Catar apoya a Hamas.

Sin nombrar al primer ministro iraquí Nouri al-Maliki, Tamim censuró lo que dijo eran intentos de marginar segmentos enteros de esa nación árabe, una referencia a la minoría árabe suní de Irak. Al-Maliki acusó recientemente a Catar y Arabia Saudí de apoyar a los milicianos suníes en Irak.

"Es hora de que Irak salga del círculo vicioso de la violencia y las diferencias. Eso no puede ocurrir marginando a segmentos enteros de la sociedad o acusándolos de terrorismo si amenazan igualdad y exclusión", afirmó.

El vicepresidente Khudeir al-Khuzaie, chií, representa a Irak en la cumbre.

Tamim también instó a Egipto a iniciar un "diálogo político", una crítica implícita a la represión de la Hermandad Musulmana, el grupo islamista que Catar respalda y del que es miembro el derrocado presidente islamista Mohammed Morsi,