Santos anuncia plan para Bogotá

El presidente Juan Manuel Santos anunció el martes un plan para tratar de superar la crisis que sufre Bogotá desde que la semana pasada su alcalde fue destituido.

Durante una intervención desde la sede de gobierno en compañía del alcalde encargado, el ministro de Trabajo Rafael Pardo, Santos anunció nueve distintas medidas, entre ellas algunas para mejorar la seguridad, la movilidad en el transporte y la construcción de viviendas.

Santos, que está en campaña para ser reelecto por cuatro años más como presidente de Colombia en los comicios del 25 de mayo, dijo que dio la orden de adicionar 300 policías al sistema masivo de transporte de Bogotá llamado Transmilenio.

También informó que habrá un control especial de las autoridades en 75 barrios considerados los más inseguros de la capital por robos y atracos. Igualmente dijo que se hará un control en 53 zonas escolares donde hay presencia de vendedores de drogas.

Otro aspecto que según Santos hay que mejorar es la movilidad, ya que desde hace muchos años en la capital colombiana, con unos ocho millones de habitantes, uno de los mayores problemas es la congestión del tránsito.

El presidente anunció un desembolso de 1 billón de pesos (unos 550 millones de dólares) para obras en el Transmilenio y para reactivar un plan para construir 10.000 viviendas para las clases más pobres en la localidad de Usme, al sur capitalino.

Los anuncios del mandatario, que no respondió preguntas, fueron criticados por otros candidatos a la presidencia, como la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez del Partido Conservador, y Clara López, del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo, por considerar que utiliza su condición de presidente para sacar provechos electorales en Bogotá, que con más de cinco millones de votantes es el principal colegio electoral del país.

"Todo parecería como si el gobierno nacional está aprovechando la crisis política de Bogotá", dijo Ramírez en declaraciones divulgadas por la radio Caracol.

El 19 de marzo Santos hizo efectiva la destitución que le fue impuesta en diciembre al alcalde Gustavo Petro por parte de la Procuraduría General, que consideró que cometió faltas administrativas graves al cambiar por decreto a fines de 2012 el sistema de recolección de basura de la ciudad. Petro, que había asumido el cargo el 1 de enero de 2012 debía culminar en 2015.

Ahora se espera que Progresistas, el grupo político de Petro, un exsenador y exguerrillero de 53 años, presente al mandatario una terna de candidatos que ocupen interinamente el cargo hasta que se realicen nuevas elecciones, aproximadamente a mediados de año.