España descabeza sucursal de mara centroamericana

La guardia civil española detuvo a 35 personas acusadas de integrar una sucursal de la banda Mara Salvatrucha, en la primera operación contras las maras centroamericanas en el país ibérico.

Los arrestados, con edades comprendidas entre los 17 y los 25 años, son salvadoreños, ecuatorianos, bolivianos y hondureños, pero también búlgaros, marroquíes y paquistaníes. Están acusados de tráfico de drogas, lesiones y robo con violencia, entre otros, informó el martes la guardia civil en un comunicado.

Unos 300 agentes participaron en la operación, que se desarrolló simultáneamente en ciudades como Madrid y Barcelona. La guardia civil allanó 28 domicilios en los que decomisó armas blancas, armas de fuego simuladas, drogas y diversa documentación y material informático pendiente de analizar.

Se trata de la primera gran operación contras las maras, que según la guardia civil están tratando de exportar sus métodos violentos y de extorsión para asentarse en España. Las detenciones culminaron un extenso trabajo de investigación iniciado tras el apuñalamiento de un joven sudamericano a fines de 2012 en Alicante, al este del país.

En el pasado, las fuerzas de seguridad españolas han actuado contra otras bandas latinas. La proliferación de pandillas como Latin Kings vivió un momento de apogeo hace unos 10 años, pero actualmente la policía lo considera un fenómeno "muy controlado" que "no constituye una gran amenaza".