Panel del Senado de EEUU aprueba reducir espionaje

Los líderes de un panel del Senado que supervisa los asuntos de espionaje de Estados Unidos aprobaron el jueves un plan para reducir el número de registros telefónicos estadounidenses que la Agencia de Seguridad Nacional puede revisar.

Sin embargo, los críticos de los programas de vigilancia de Estados Unidos y expertos en derechos de privacidad dijeron que el proyecto de ley hace poco, o nada, para poner fin a la recolección diaria de millones de registros en una acción que ha provocado un clamor generalizado a favor de una reforma.

La legislación de la Comisión de Inteligencia del Senado, que fue aprobada con 11 votos a favor y 4 en contra, aumentaría la supervisión del Congreso y las cortes sobre las actividades de inteligencia. También crearía penas de prisión de 10 años para las personas que tengan acceso no autorizado a material confidencial, de acuerdo con un comunicado emitido por la presidenta de la comisión, la senadora demócrata Dianne Feinstein, y el senador republicano Saxby Chambliss, el principal republicano en el panel.

No estaba claro hasta dónde reduciría la amplía recolección de los registros telefónicos de los estadounidenses. La declaración dijo que el plan prohibiría la recolección a granel de registros "bajo procedimientos y restricciones específicas". Portavoces de Feinstein y Chambliss no contestaron de inmediato mensajes de correo electrónico y telefónicos en busca de aclaraciones.

"Las amenazas que enfrentamos -- el terrorismo, la proliferación y el ataque cibernético, entre otras-- son reales y van a continuar", dijo Feinstein en un comunicado. "La inteligencia es necesaria para proteger nuestra seguridad nacional y económica, así como para detener los ataques contra nuestros amigos y aliados en todo el mundo".

Añadió que "se puede y se debe hacer más" para aumentar la transparencia de la supervisión y conseguir apoyo público para la protección de la privacidad.

Pero el representante demócrata Adam Schiff, quien forma parte de la Comisión de Inteligencia de la Cámara, dijo que la legislación permite que la recolección a granel continúe bajo ciertas salvaguardias. Calificó esas garantías como un primer paso positivo, pero dijo que la NSA debe dejar de barrer los registros telefónicos de los estadounidenses y sólo obtener los que están conectados a un complot terrorista específico.

Defensores de la privacidad que han instado desde hace tiempo por poner fin al amplio espionaje gubernamental fustigaron el proyecto de ley, pues dijeron que no haría más que legalizar la vigilancia que la NSA ha llevado a cabo en silencio desde 2006.

El proyecto del Senado rivaliza con otro presentado a principios de esta semana por los comités judiciales de la Cámara de Representantes y el Senado, que eliminaría el programa de recolección de datos telefónicos que se reveló a principios de este año en los documentos secretos que se publicaron en los medios gracias a las filtraciones del informante de la NSA Edward Snowden.

Los proyectos en pugna significan que en última instancia el Congreso tendrá que decidir la dimensión de la vigilancia del gobierno a sus propios ciudadanos bajo el argumento de proteger a los estadounidenses de las amenazas terroristas.

___

Lara Jakes está en Twitter como: https://twitter.com/larajakesAP