Gobierno avanza en proceso desinversión Clarín

El gobierno argentino notificó el jueves al Grupo Clarín que avanza en el proceso iniciado al multimedios para que se desprenda de las licencias de señales audiovisuales en las que se excede según la ley, lo que la empresa periodística consideró ilegal.

Martín Sabbatella, titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, concurrió junto con varios asesores a la sede del diario Clarín, el medio insignia del grupo periodístico, para presentar una notificación sobre dicho proceso, lo que el multimedios definió posteriormente en un comunicado como "abiertamente ilegal".

La Corte Suprema de Justicia declaró el martes la constitucionalidad de la ley de medios de 2009, varios de cuyos artículos que obligan a Clarín a desprenderse de licencias habían sido cuestionados en los tribunales por el multimedios por considerar que atentan contra su sustentabilidad económica y libertad de expresión. Sabbatella dijo que ya no hay más dilaciones para Clarín para desinvertir porque la norma -impulsada por el gobierno- fue avalada por el máximo tribunal.

A la salida de las instalaciones del grupo Sabbatella dijo en una rueda de prensa que notificó a los directivos de la empresa sobre la "continuidad del proceso de adecuación de oficio" para desprenderse de licencias "porque para realizar la voluntaria el tiempo venció, según dijo la Corte" en su fallo. El gobierno ya había comenzado tiempo atrás el proceso para instar a Clarín a desinvertir, que estaba suspendido hasta que la batalla judicial en curso fuera definida por el alto tribunal.

"Hay que aplicar la ley y lo que hicimos hoy es, continuando con la adecuación de oficio, notificar nuevamente (al grupo) e iniciar un procedimiento, que incluye los 15 días que tiene Clarín para ratificar la información que dejamos", explicó el funcionario.

Pero el multimedios señaló que "de ninguna manera" puede aplicársele este procedimiento "forzoso" ya que "las normas de adecuación estuvieron totalmente suspendidas para la compañía a raíz de la medida cautelar" que consiguió el grupo durante la disputa legal por la ley de medios.

Según algunos juristas, el proceso de adecuación voluntaria para el multimedios debería haber empezado a correr desde el martes, cuando el máximo tribunal puso fin a la disputa legal que el gobierno y Clarín entablaron durante cuatro años.

Clarín señaló que "según dejó claramente establecido el fallo de la Corte, deben regir" para la empresa periodística "las mismas condiciones, alternativas y posibilidades que tuvieron el resto de los grupos de medios", que pudieron adecuarse voluntariamente a la ley durante un plazo de un año.

Además afirmó que el gobierno "está urgido por avanzar contra las escasas voces independientes que quedan en la Argentina" en el comunicado difundido por el diario.

Según Sabbatella, el proceso de adecuación de "oficio" seguirá después con la tasación de las licencias del multimedios, la selección de las licencias que se van a concursar -con el criterio de generar el menor perjuicio económico a la empresa-, la celebración de los concursos públicos y la adjudicación de las licencias a nuevos titulares, lo que llevaría meses. Sabbatella aclaró que en la transición de las licencias entre el titular anterior y el nuevo debe "garantizarse el servicio y las fuentes de trabajo".

Finalmente señaló que Clarín tiene una posibilidad de desprenderse voluntariamente de sus inversiones si paralelamente al procedimiento de oficio ratifica la presentación que hizo un socio minoritario el año pasado. "Si Clarín ratifica la presentación que hizo el minoritario estaríamos dispuestos a evaluarla", afirmó.

Sabbatella explicó que Clarín no completó la adecuación voluntaria en los plazos previstos pero sí su socio del 40% en el sistema de televisión por cable Cablevisión. Aclaró que "cuanto antes (el multimedios se adhiera a ese socio) mejor".

Los analistas dan por descontado que podría comenzar otra batalla judicial si Clarín cuestiona a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, a la que no considera imparcial, o el procedimiento establecido para desinvertir.