Colombia: ordenan captura mayor policía retirado

La Fiscalía ordenó la captura de un mayor en retiro de la policía cuyo testimonio sirvió para reabrir una investigación por los presuntos nexos con el paramilitarismo de un hermano del expresidente Álvaro Uribe.

El paradero del ex oficial de la policía Juan Carlos Meneses se desconoce, aunque se presume que está fuera de Colombia mucho antes de sus denuncias en 2010 en contra de Santiago Uribe, hermano del ex mandatario (2002-2010).

Meneses fue citado dos veces por la Fiscalía para ampliar su interrogatorio por su vinculación con esos grupos paramilitares en los años 90, pero al no presentarse el fiscal a cargo del caso, Oscar López Cadena, dispuso su captura, indicó la oficina de prensa de la Fiscalía.

Según Meneses, supo de las actividades ilegales de Santiago Uribe porque él mismo recibió pagos mensuales a cambio de ser permisivo con el accionar de los paramilitares.

En una entrevista telefónica con The Associated Press en mayo de 2010 Meneses contó que en 1994 llegó como comandante de la policía al poblado de Yarumal, en el departamento de Antioquia, a unos 305 kilómetros al noroeste de Bogotá, y allí conoció a Santiago Uribe.

Poco después, según Meneses, a cambio de un pago mensual de entre 600 y 750 dólares, Santiago Uribe le pidió que colaborara con un grupo paramilitar que él tenía en la zona y que se dedicaba a asesinar a atracadores, consumidores de droga y cuatreros.

Meneses, que pidió el retiro de la policía en 2004, reveló que el grupo fue conocido como un escuadrón de la muerte con el nombre de "Los 12 Apóstoles", a los que se imputan más de 50 asesinatos. El ex policía ha negado que él matara directamente, sino que sólo conocía de esas actividades de los paramilitares.

El 25 de septiembre la Fiscalía anunció la apertura oficial de una investigación en contra de Santiago Uribe por el presunto apoyo a un grupo paramilitar. El hermano del expresidente niega cualquier relación con grupos ilegales.

El 17 de octubre Santiago Uribe hizo su descargo y se espera que en los próximos días se defina su situación jurídica, es decir, si se lo priva de la libertad o no.