Fed mantiene tasas de interés bajas

La Reserva Federal de Estados Unidos decidió no modificar su política de tasas de interés bajas para estimular la economía, pues considera que el crecimiento es apenas moderado.

En un comunicado divulgado el miércoles tras una reunión sobre sus políticas, el banco central estadounidense determinó que seguirá comprando 85.000 millones de dólares en bonos cada mes a fin de mantener bajas las tasas de interés y estimular el crédito y el gasto.

A pesar de esto la Fed parecía señalar que considera que la economía está mejorando a pesar de algunos datos recientes de crecimiento lento y la incertidumbre causada por el atolladero presupuestal que detuvo las operaciones del gobierno.

El banco central ha dejado de expresar temores, como lo hizo en septiembre, de que las tasas de interés mayores podrían limitar las contrataciones y el crecimiento económico. Con todo, el comunicado no menciona el impase presupuestal, que según los economistas redujo el crecimiento este trimestre.

Según algunos analistas la reserva podría estar preparada para reducir su compra de bonos para comienzos del próximo año, antes de lo que algunos habían calculado.

"El tono fue posiblemente más positivo en su perspectiva que lo que la gente había esperado", dijo Jim O'Sullivan, principal economista en High Frequency Economics.

Paul Ashworth, economista en Capital Economics, dijo que se sintió sorprendido por la falta de menciones a la crisis presupuestal. Dijo que el comunicado es "memorable más por lo que omite que por lo que incluye".

Los inversionistas parecían concluir que la Fed podría estar lista para reducir sus estímulos antes de lo esperado. El promedio industrial Dow Jones, que había estado 29 puntos bajo antes de que la reserva emitiera su comunicado, retrocedió casi 80 puntos una hora después.

El rendimiento de los bonos a 10 años, que se suele tomar como un medidor de las tasas de interés de las hipotecas y otros préstamos, avanzó de 2,49% a 2,54%. Lo que sugiere que los inversionistas consideran que las tasas aumentarán cuando la reserva compre menos bonos.

Al mismo tiempo, el instituto emisor destacó que las políticas presupuestarias de Washington han impedido el crecimiento.

Y dijo que mantendrá sin variar su tasa de interés de referencia en sus niveles actuales, que son casi de cero, al menos mientras el desempleo se mantenga por encima del 6,5% y las presiones inflacionarias sigan siendo manejables.

La decisión fue aprobada con nueve votos a favor y uno en contra. La única que votó en contra fue Esther George, presidenta de la Reserva Federal de Kansas City y quien ha votado en contra en los últimos siete encuentros del banco.

Al igual que ocurrió en septiembre, la Fed sorprendió a inversionistas y economistas al optar por no reducir su programa de compra de bonos. Desde septiembre para acá, sin embargo, el cierre parcial del gobierno le causó pérdidas a la economía por 25.000 millones de dólares. Y los reportes económicos han apuntado a que la recuperación económica es aún frágil.

Las empresas estadounidenses añadieron apenas 148.000 puestos de empleo en septiembre, un gran descenso comparado con agosto. Y los despidos temporales realizados durante la parálisis del gobierno probablemente deprimirán las cifras correspondientes a octubre.

Desde su reunión de septiembre, las tasas hipotecarias han disminuido aproximadamente una mitad de un punto porcentual y siguen estando en niveles históricamente bajos. En el verano de Estados Unidos, las tasas alcanzaron récords de dos años debido a la creencia de que la Fed reduciría sus compras de bonos antes de fines de año.