Uruguay: rechazan advertencia de juez a periodista

La Asociación de la Prensa Uruguaya condenó el miércoles el accionar de un juez que obligó a una periodista a firmar una notificación policial comprometiéndose a no recibir denuncias contra tres organismos del estado.

La asociación, el sindicato de periodistas del Uruguay, consideró que el caso "incurre en la censura previa y se afecta la libertad de expresión" garantizada por la Constitución.

La periodista Estela Apollonio debió concurrir el martes a la comisaría de Villa del Carmen, en el departamento de Durazno, donde se la hizo firmar una notificación oficial que dice por orden del juez Santiago Lorenzo no puede "recibir denuncias contra Policlínica local, Juzgado local y Policía, so pena de incurrir en el delito de coautoría de difamación e injurias".

Apollonio firmó el acta pero denunció lo ocurrido, que fue divulgado por al medio local Alternativa Durazno y de inmediato provocó revuelo en las redes sociales.

El caso será tratado por la Suprema Corte de Justicia, que seguramente pedirá explicaciones al juez Lorenzo, dijo su vocero, el juez Raúl Oxandabarat.

"El juez Lorenzo es abogado y todos los abogados, los jueces y los comunicadores saben que en Uruguay no existe la censura previa. Esto es algo tan grueso e inadmisible que tiendo a pensar que lo que hubo aquí fue un malentendido", dijo Oxandabarat a AP.

Eso fue la explicación que el juez dio a los medios. Dijo que la policía lo malinterpretó, ya que él solo pretendió advertir a Apollonio que si sacaba al aire en su programa radial denuncias infundadas contra la policlínica local podía incurrir en "coautoría de difamación".

"La periodista tiene libertad de expresión, ella que haga lo que quiera. Pero muchas veces no se sabe la responsabilidad que se tiene frente al micrófono. Se trató de manifestarle a la periodista que en lo posible no leyera noticias al voleo", dijo el juez Lorenzo al diario El Observador.

Sin embargo, ni Apollonio ni el comisario de Villa del Carmen aceptaron esta explicación.

"Este es un pueblo muy chico y la radio queda en la misma cuadra del juzgado. Si quería advertirme o explicarme algo, podía hacerlo personalmente", dijo Apollonio a la Associated Press en diálogo telefónico desde Villa del Carmen, 185 kilómetros al norte de Montevideo.

El comisario Gustavo González, responsable de la policía del pueblo, tampoco aceptó los dichos del juez y afirmó que su repartición se limitó a cumplir lo dispuesto por Lorenzo. González relató a AP que él no estuvo el martes en la comisaría por estar de licencia y que volver hoy y encontrarse con esta situación le resultó penoso. El oficial que hizo el procedimiento fue su subalterno Héctor Ruiz Díaz.

"La Policía es auxiliar de la Justicia y si un juez da una orden, la Policía le da cumplimiento. El oficial dio cumplimiento a la orden que se le dio a nivel judicial. La única diferencia es que si yo hubiera estado lo habría manejado de otra manera, porque le habría dicho al juez: 'mire, esto no, esto vamos a hacerlo de otra manera porque va a meter la pata''', dijo González.

Para el comisario, lo ocurrido es un síntoma de que en Uruguay no se está trabajando bien en material policial y judicial.

"Las cosas no se están haciendo bien. Estamos fallando enormemente. Han habido demasiados cambios, demasiado rápido y eso lleva a descoordinaciones, apresuramientos y desconocimiento. Yo vine hace menos de dos años y ya hoy dejo esta comisaría para ir a otra ciudad. El juez también hace poco tiempo que está acá".

La asociación periodística reclamó al juez Lorenzo que deponga su actitud y retire de inmediato la intimación realizada a Apollonio.